Los padres de Taiwán obligados a controlar el móvil a sus hijos

Niño asiático de Taiwan con Smartphone
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

En una sociedad en la que lo "raro" es ver a niños y adolescentes sin usar las nuevas tecnologías y donde incluso se están dando casos en los que están enganchados a los móviles y las redes sociales, destaca la última medida tomada por Taiwán: obligará a los padres a controlar el tiempo que sus hijos dedican a las nuevas tecnologías.

A partir de ahora, los padres de Taiwán no sólo estarán obligados a controlar el tiempo que sus hijos dedican a las nuevas tecnologías, sino que además pueden ser multados si sus hijos menores de edad usan el Smartphone o cualquier otro dispositivo electrónico durante demasiado tiempo.

Acostumbrados como estamos a ver a los jóvenes usando las nuevas tecnologías con total normalidad sin cuestionarnos por qué se da esto, el Gobierno de Taiwán ha señalado a los padres de los niños como responsables del tiempo que dedican a las redes sociales, según informan medios internacionales.

Multas a los padres

Los padres pueden enfrentarse a multas superiores a los 1.000 euros si sus hijos usan demasiado las nuevas tecnologías, ya que los legisladores han entendido que el hecho de que los menores estén expuestos a videojuegos, televisión, smartphones y tablets, entre otros, durante más de media hora seguida es demasiado.

Ahora bien, lo que aún no se ha precisado es cómo harán las autoridades de la isla para controlar la labor de los padres ni a partir de qué cantidad de tiempo frente a estos dispositivos los padres serán multados.

El objetivo: proteger a los menores de los peligros de las nuevas tecnologías

Aunque las nuevas tecnologías tienen un gran potencial para el aprendizaje de los niños, lo cierto es que también representan muchos peligros. Por ello, el objetivo de las autoridades de Taiwán es proteger a los menores de edad de los peligros de las nuevas tecnologías, evitando que usen, por ejemplo, teléfonos móviles sin control desde que son pequeños.

En este sentido, han hablado de la pérdida de privacidad que conlleva el uso continuo de móviles y redes sociales. Y es que todos los expertos están de acuerdo en que los niños deben usar las nuevas tecnologías de forma responsable y segura para evitar peligros como la adicción o el 'ciberbullyin'.

Abusar del Abusar del teléfono móvil o de las redes sociales puede provocar desórdenes psicológicos (conocidos como ciberpatología), que se pueden manifestar por síntomas depresivos, tendencia al aislamiento y la agresividad y bajo rendimiento escolar.

Ángela R. Bonachera

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies