Cómo desetiquetar la identidad digital que te han creado tus padres

La identidad digital que los padres crean a sus hijos
ISTOCK

¿Podemos borrar nuestro pasado digital, en especial, todas aquellas fotos que han subido nuestros padres de nosotros? Durante el verano, se registra en todas las redes sociales una gran la avalancha de fotos y vídeos que los padres realizan de sus hijos y que, sin la más leve contención ni el más ligero celo por la privacidad de sus, publican alegremente en las redes sociales.

Se genera, de este modo, la identidad digital de los niños, tan al alcance de cualquier internauta y tan exhaustiva y detallada. Esta circunstancia es exclusiva y característica de las nuevas generaciones y generada por sus propios padres que son los responsables de someter a sus hijos a esta intensa exposición pública.

Verónica Rodríguez Orellana, directora y terapeuta de Coaching Club, advierte que "los meses de julio y agosto son tradicionalmente abundantes en la difusión gráfica de niños jugando, durmiendo, comiendo, llorando, dando sus primeros pasos, sonriendo y, en resumen, un sinfín de escenas de la vida cotidiana con las que los padres pretenden compartir experiencias relativas a la educación de los hijos, sus dificultades y sus satisfacciones".

La importancia de la identidad digital cuando los hijos crecen

Sin embargo, muchas veces estos confiados padres no son conscientes de la sobresaturación de datos que facilitan acerca de la familia, atiborrando incluso a los receptores más fiables y publicando detalles arriesgados o, como poco, indebidos para la privacidad y la seguridad de sus propios hijos.

Es en la temprana adolescencia, que llega en torno a los 12 años, cuando la mayoría de los niños se inicia en las redes sociales. Coincide esta etapa con la formación de la propia identidad de los adolescentes y su comportamiento está completamente ligado a la aceptación que de ellos haga su entorno, por lo que muchas veces esta huella online creada por los padres avergüenza y molesta o enfada a los hijos.

Este comportamiento familiar ya es objeto de terapia familiar y el problema surge cuando los hijos que crecen, se encuentran con una identidad digital creada por sus padres a base de fotos desde que eran pequeños en las redes sociales. Fotos que en muchas ocasiones al estar etiquetados y con nombre y apellidos ya no son fáciles de borrar. De manera que se ha creado así su huella digital personal que en muchas ocasiones no gusta a los hijos.

Consejos para padres aficionados a compartir fotos

Previa YoutubeCargando el vídeo....

"Resulta trascendente que los progenitores se pongan en el lugar del niño en el preciso momento en que pueda ser consciente de este contenido publicado al margen de su propia opinión. Deben ser escrupulosamente consecuentes con el hecho cierto de que los hijos deberán asumir las consecuencias de algo que no han decidido" explica Verónica Rodríguez Orellana.

Además, es muy imporante que los padres evalúen los riesgos que comporta para la seguridad, tanto del menor como de la familia, la publicación de datos que conducen a localizar y a conocer el modo de vida de los protagonistas del documento editado.

Y además:

1. A la hora de compartir en redes es importante tener en cuenta el tipo de contenido que se va a escoger y si se va a estar o no exponiendo a un menor.
2. Reflexionar sobre el hecho y la necesidad que mueve a los padres a compartirlo todo.
3. Controlar los impulsos inmediatos de demostrar al mundo y a su círculo personal cuán feliz es la familia.

"Desetiquetando" el pasado

Muchos jóvenes, de estre 18 y 22 años, estarían encantados, según manifiesta Verónica Rodríguez Orellana, "de desprenderse de todas las etiquetas inherentes y derivadas de su presencia en Internet. Es el caso de jóvenes que han cambiado mucho de su niñez a su juventud y que prefieren olvidar la etapa cuando eran introveritidos, aparecían vestidos acorde a los gustos de sus padres, tenían sobrepeso... rasgos que no desean recordar cada vez que se conectan a Facebook".

Para hacerlo el usuario puede solicitar su eliminación completa en las distintas redes sociales ateniéndose al derecho de intimidad.

- En Facebook. Cada imagen que se publica en esta red social ofrece la opción de “reportar foto” y se puede pedir a la otra persona que elimine las fotos no deseadas. También se puede denunciar el caso a Facebook siguiendo estos pasos: enviar un email al servicio de soporte (info@support.facebook.com), denunciar el contenido a la red social en una página habilitada para recibir reclamaciones sobre la vulneración de los derechos de privacidad, compartir la experiencia con la comunidad de ayuda de la plataforma y, finalmente, denunciar en la página de infracciones de las condiciones de Facebook.

- En Instagram. El proceso es más sencillo. Con las “Photo Options” el usuario puede decidir “Hide from my profile” (esconder la imagen de su perfil) y, en más opciones (“More Options”), encontrará la posibilidad de “Remove me from Photo” (eliminar la etiqueta de la foto) y “Report Inappropiate (denunciar como contenido inapropiado).

- En Twitter. Se puede dejar de seguir al usuario o bloquearlo y además Twitter ofrece un formulario para denunciar este tipo de comportamiento o contenidos. En él es importante marcar la opción “Estoy siendo mencionado directamente”.

- En Google, como buscador, desde la sentencia del Tribunal Constitucional de la UE en mayo, los usuarios pueden recurrir al derecho al olvido y solicitar que el buscador borre contenido que atenta contra su intimidad a través de un formulario dedicado a esta finalidad.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: Verónica Rodríguez Orellana, directora y terapeuta de Coaching Club

Te puede interesar:

La identidad digital en la familia: la ID de los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies