Educación digital para adolescentes: cómo enseñar a usar las nuevas tecnologías a los jóvenes

La educación digital también debe impartirse entre adolescentes.
ISTOCK

Las nuevas generaciones han crecido junto a multitud de dispositivos y con internet como una herramienta más en su desarrollo. Sin embargo criarse junto a estas tecnologías no asegura un buen uso de las mismas, incluso en aquellos jóvenes que han tenido estas pantallas desde bien pequeños, caso de los nativos digitales.

Ser nativo digital significa saber utilizar las nuevas tecnologías pero no quiere decir que este uso sea correcto. Siempre hay una lección por aprender, incluso en los adolescentes, quienes pasan a emplear estos dispositivos para moverse en un entorno virtual repleto de peligros.

Formación y concienciación

Como ya se ha dicho, el uso de las nuevas tecnologías no es igual en un niño que en un adolescente. En esta etapa los jóvenes empiezan a utilizar plataformas como redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea en donde se comparte información y en donde hay que extremar precauciones como por ejemplo no compartir datos que faciliten la localización de los hijos.

A los padres corresponde promover un uso adecuado de las tecnologías entre los adolescentes y formarlos de forma que tengan conciencia sobre los peligros a los que se enfrentan mientras navegan por internet. Los primeros pasos para lograr esta meta son los siguientes:

- Desarrollar el conocimiento sobre un correcto uso de dispositivos y aplicaciones TIC. Los padres deben informarse sobre el funcionamiento de estas tecnologías para poder tener una base antes de hablar con sus hijos.

- Compartir actividades que impliquen el uso de dispositivos y aplicaciones TIC con los hijos. Aunque los adolescentes conozcan el funcionamiento de las nuevas tecnologías, acompañarlos en estos momentos ayudará a que tengan un compañero en estas misiones.

- No dar la imagen de que las nuevas tecnologías son un medio de entretenimiento sino como dispositivos que ayudan en los estudios y en los futuros trabajo. Una ventana de información y conocimiento.

- Incentivar otras medidas de ocio. Los adolescentes empiezan a ganar independencia y eligen sus propios planes de ocio. La misión de los padres es hacer atractiva ofertas lúdicas como el deporte y reducir el consumo de videojuegos o el tiempo que los jóvenes emplean frente a las pantallas de móviles.

- Dar a conocer los límites de la intimidad. ¿Darían una foto a un desconocido por la calle? ¿Concederían su dirección a una persona que acaban de conocer en una cafetería? Estos son algunos ejemplos que hacen que los jóvenes puedan ver el peligro que tiene dar a conocer sus datos íntimos a través de internet.

Buen comportamiento y pensamiento crítico

En la actualidad nadie escapa al uso de las nuevas tecnologías. Asumiendo que los adolescentes van a utilizar estos dispositivos, la misión de los padres es asegurarse de que lo hacen no solo de forma segura, sino respetando ciertas normas de convivencia:

- Transmitir valores de convivencia. Las redes sociales son una plataforma muy utilizada por los adolescentes, los padres deben asegurarse de que sus hijos utilizan las mismas normas de convivencia que en su día a día: respeto, nada de burlas y dar a conocer posibles casos de ciberacoso.

- Alimentar su pensamiento crítico. En internet hay mucha información, pero no toda ella cierta. Hay que animar a los adolescentes a cuestionarse dónde buscan estos datos, a reconocer una buena fuente.

- Respetar la privacidad de los demás puesto que sólo a ellos les pertenecen sus datos personales.

- Participar con una actitud positiva teniendo en cuenta la diversidad de opiniones y pensamientos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo proteger a los hijos de los peligros de internet

- Casi un millón de jóvenes en riesgo de adicción a internet

- Niños y nuevas tecnologías: cómo aprovechar su potencial de aprendizaje

- Internet segura: recíclate con tus hijos

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.