Último trimestre, cómo afrontar el tramo final sin sobresaltos

El último trimestre no debe agobiar a nadie.
ISTOCK

Empieza el buen tiempo y eso recuerda a muchos que las vacaciones de verano se acercan. Un tramo en el que descansar después de todo un curso de esfuerzo y dedicación. Sin embargo, antes de que llegue este momento hay que enfrentar el último tramo del año escolar. Un esfuerzo final que permitirá que no haya sustos de última hora y vivir esta etapa del mejor modo posible.

Desde el Portal de la Juventud de Euskadi se ofrecen una serie de consejos con los que darlo todo en este último tramo del curso y encarar el este tercer trimestre sin sobresaltos. Una oportunidad de lograr vivir un verano en donde no habrá que pensar en recuperaciones tras el mismo y en el que se podrá disfrutar de un más que merecido descanso.

Consejos básicos

El Portal de la Juventud de Euskadi ofrece, en primer lugar, una serie de consejos básicos para aplicar desde el primer momento y que no deben olvidarse. Ya sea en el tercer trimestre o en cualquier otro momento del curso escolar:

- El curso se aprueba día tras día. La preparación de exámenes es algo que se consigue día tras día y no en las jornadas previas al mismo. Repasar un poco por las tardes, cumplir con los deberes y otras prácticas facilitarán el éxito en estas pruebas.

- Planificación. ¿Qué examen está más cerca? ¿Qué asignatura es la que se lleva peor? La planificación ayudará a ajustarse a las necesidades de cada alumno.

- Nada de posponer. Ya lo dice el refrán "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy". Posponer un trabajo puede suponer encontrarse una montaña demasiado alta de escalar al día siguiente.

- Alimentarse y descansar. Los estudios suponen una gran exigencia física y mental que requerirá una buena alimentación y descanso para que el cuerpo afronte este reto.

- Nada de relajarse. Aunque los otros trimestres hayan sido superados, no hay que decir que el alumno deba relajarse en este último tramo del curso. Hay que aplicar este último tramo.

- Encontrar motivaciones. Si la motivación de un verano tranquilo no es suficiente, los niños pueden buscar otros elementos que los ayuden a mantener este nivel durante los últimos momentos del curso.

Los exámenes finales

Si bien hay que mantener el nivel durante todo el curso, no se puede obviar la importancia que tiene afrontar los exámenes finales con la mente preparada para ello. Estos son algunos consejos para este fin:

- Asimilar el contenido. Hay mucho material por aprender, pero antes de memorizarlo, hay que asimilarlo. El estudiante debe entender lo que frente a él se expone y practicar la lectura comprensiva.

- Trabajar la memoria. Si bien la lectura comprensiva es muy importante, la memoria también ayuda. Si no se recuerda el material estudiado, hay que recordar este contenido para poder contestar a la respuesta de las pruebas.

- Mejorar la atención. El final del curso se acerca, trimestres previos se han acabado y es normal que el estudiante tenga ganas de descansar. Por ello hay que asegurar que la atención sigue centrada en los exámenes, el curso todavía no ha concluido.

- Tranquilidad el día antes del examen. Lo que no se ha aprendido hasta la fecha, de difícil manera podrá hacerse en la tarde previa a la prueba. Si se ha trabajado, hay que ir con tranquilidad a este momento.

Damián Montero

Te puede interesar:

-Exámenes, consejos para la noche anterior

- Aprobar un examen: cómo prepararlo

- 8 secretos para tener éxito en un examen oral

- 9 consejos para el día del examen

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.