La dermatitis del pañal del bebé: una molesta irritación
Suscríbete a nuestra revista

La dermatitis del pañal del bebé: una molesta irritación

La molesta dermatitis del pañal del bebé
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

La dermatitis del pañal es una inflamación de la piel, en una zona que suele encontrarse constantemente cubierta. Este trastorno es típico en la mayoría de los bebés durante sus primeros meses de vida y solo suele mejorar una vez comienzan a utilizar ropa interior sin protección alguna. Aunque no existe una solución definitiva, podemos poner en prácticas algunos pequeños trucos que nos permitirán aliviar las molestias de nuestro bebé cuanto antes.

El culito del bebé se encuentra sometido a una humedad bastante superior a la de cualquier otra parte de su cuerpo. Esto, unido a la poca ventilación de esta zona que ofrecen los pañales y al efecto que produce la orina del niño son las principales causas de la aparición de la dermatitis del pañal. Para evitarlas, es importante que procuremos mantener la piel de nuestro hijo lo más seca y limpia que nos sea posible desde el primer día.

Absorbentes y transpirables: así deben ser los pañales del bebé

Asimismo, a la hora de elegir los pañales desechables de nuestro hijo debemos decantarnos siempre por aquellos que sean más absorbentes y transpirables. Gracias a ellos conseguiremos evitar que el niño esté húmedo la mayor parte del tiempo. Aún así procuraremos cambiarle a menudo con el fin de evitar que la piel esté mojada y tapada con excesiva frecuencia (controlaremos aproximadamente cada 1 ó 2 horas si el pañal se encuentra mojado o sucio para cambiarlo).

Además, siempre que el ambiente en casa lo permita no debemos renunciar a dejar a nuestro pequeño el máximo de tiempo posible con el culito al aire. Un buen momento para poner en práctica este pequeño truco suele ser los cambios de pañal. Si tras haberle limpiado dejamos que el niño pase unos minutos sin ropita no cabe duda de que su piel se ventilará y secará mucho mejor que si le cubrimos inmediatamente. En caso de que las temperaturas no lo permitan, podemos recurrir al aire templado de nuestro secador de pelo para eliminar la excesiva humedad de la zona.

Cremas protectoras para la dermatitis del pañal

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Otra posible solución para la dermatitis del pañal son las cremas protectoras. Su efecto barrera evita que la piel de los niños continúe irritándose al estar en contacto constante con la humedad del pañal.

Entre los productos de los que conviene no abusar destacan la toallitas húmedas. Al estar impregnadas de sustancias jabonosas no solo no suelen mejorar la irritación sino que, incluso, pueden llegar a incrementarla.

Durante el baño diario, tampoco es aconsejable que recurramos en exceso al jabón y el agua porque estaremos aumentando la humedad de la piel del niño innecesariamente. Además, se ha comprobado que el uso constante del jabón a estas edades suele contribuir a alterar aún más el frágil equilibrio de la flora cutánea del niño. La dermatitis raras veces se producen por una alergia a los detergentes, jabones o blanqueadores empleados para lavar las prendas del niño o en la higiene personal.

El pediatra para dermatitis del pañal graves

Puede que, a pesar de tomar todas estas las precauciones, nuestro pequeño continúe padeciendo esta molesta irritación. En este caso no dudaremos en acudir al pediatra cuanto antes. Él nos indicará la posibilidad de que exista una posible infección por hongos.

La más corriente suele ser la provocada por la Candida albincans, un hongo que suele provocar pequeños puntos rojos y que posee una gran facilidad para exterderse. Si esto es lo que le ocurre a nuestro bebé, el médico nos proporcionará la medicación más adecuada para solucionar cuanto antes este molesto problema.

Consejos para aliviar la dermatitis del pañal del bebé

1.  Procuremos adquirir pañales con gomas elásticas adaptables como para que no aprieten demasiado entre las piernas de nuestro bebé. De este modo favoreceremos un poco la ventilación de la zona.

2.  Cambiemos frecuentemente al niño sobre todo tras las deposiciones. Este suele ser el método más efectivo de evitar que se produzcan las dermatitis.

3.  Después de cambiar a nuestro pequeño procuremos secar bien el culito del niño, y si la piel se encuentra irritada intentaremos dejarle un ratito sin pañal.

4.  No le pongamos braguitas de plástico sobre su propio pañal. Este tipo de hábitos impiden la correcta transpiración y ventilación de la zona.

5.  Intentemos no apretar demasiado el pañal a la cintura del niño así permitiremos la circulación del aire por encima de la piel.

Siempre que sea posible porque estemos en casa no usemos toallitas. Lavémosle el culito en el lavabo y sequémosle bien sin frotar con una toallita pequeña de algodón dedicada solo a la higiene personal del niño. Si tenemos que echarle pomada procuremos esperar hasta que la piel esté bien seca.

Cristina Álvarez
Asesoramiento: María del Pilar Pérez Rivas, experta en Dermocosmética de Laboratorios Uriage

Te puede interesar:

- Cómo cuidar y lavar los pañales de tela

- Pañales de tela: consejos antes de comprarlos

- 10 consejos para lavar la ropa del bebé

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)

Videos Destacados

La balanza de los deberes: cómo conciliar con los deberes en casa

Cómo lograr que los niños piensen en los demás

Alternativas a los deberes: los deberes innovadores

Esta fábula infantil enseña a los más pequeños la importancia y el valor de la humildad
Con esta fábula, los niños aprenderán que lo importante es el esfuerzo y el resultado final, y no el tiempo dedicado a un trabajo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies