El bebé explorador y su desarrollo cognitivo

El bebé explorador
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

En un lenguaje sencillo, cognición significa el acto de adquirir un conocimiento, la facultad o la capacidad de aprender. Estimular la el desarrollo cognitivo expresa ayudar al pensamiento, agudizar la memoria, percibir emociones... Nuestra área cognitiva significa todo lo que somos en cuanto a pensamientos, recuerdos, percepciones, emociones, saberes y lenguaje.

El bebé irá dando pasos dentro de su desarrollo. Por ejemplo, los reflejos cada vez serán algo más consciente y voluntario que instintivo. Y este no es solo un proceso neurobiológico; es mucho más: es querer conocer y adaptarse al entorno. Todos los ejercicios que realicemos con el bebé en esta etapa van a ser, en el fondo, actos cognitivos y perceptivos. No obstante, se pueden destacar algunos más directamente relacionados con el acto de pensar.

El bebé investigador tiene 3 meses de vida

A partir del tercer mes de vida, el bebé ya muestra gran interés por investigar y explorar el entorno, atiende cuando se le ofrece ayuda para realizar algo que no puede, como tomar un juguete fuera de su alcance. También pone a prueba sus habilidades motrices que ya le permiten manejar mejor su entorno y comienza a clasificar sus percepciones. Se trata de una etapa importante en su desarrollo pues al final del segundo trimestre la independencia adquirida le permite ampliar mucho sus experiencias gracias a su desarrollo cognitivo.

El bebé explorador: cuando tiene 12 meses 

Sus posibilidades motrices, al final del primer año, le abren nuevos campos de exploración, le cuesta estar quieto, quiere tocar todo lo que ve o le llama la atención. Las posibilidades de manipular objetos le llevan a tenerlos más rato en las manos para conocerlos antes de llevárselos a la boca. Tiene buena memoria y se extraña cuando le desaparece un juguete mientras lo estaba manejando, intenta buscarlo y a veces demuestra su enfado por no encontrarlo o no alcanzarlo si se le ha perdido en un lugar de difícil acceso. Recuerda dónde están ciertos objetos que le llaman la atención y cuando tiene ocasión va directamente a por ellos.

Es capaz de observar y atender con detenimiento lo que le interesa empleando bastante tiempo en ello. Demuestra curiosidad en conocer cosas nuevas, le gusta que le enseñen y que le ayuden a realizar actividades. Se da cuenta cuando le imitan y se siente satisfecho repitiendo las acciones; se complace imitando. Es un buen momento para enseñarle nuevas cosas, ya que demuestra buena disposición para el aprendizaje.

Cada vez se tiene más presente que los niños tienen al nacer todo un potencial de desarrollo insospechado. Y para aprovecharlo debemos ofrecerles todas las oportunidades que podamos para ponerlo de manifiesto. Nosotros, los padres hemos de estar especialmente alerta para proporcionárselas, ofreciéndoles un entorno rico y estimulante, un ambiente de seguridad y cariño, si realizamos ejercicios con él... conseguiremos que adquiera muchas más habilidades, al tiempo que estimulmos los sentidos del bebé.

La plasticidad del cerebro del bebé en las primeras etapas

Todos podemos aprender cualquier cosa en cualquier momento si ponemos esfuerzo y voluntad. Sin embargo, nunca resulta tan fácil como en las primeras etapas de la vida gracias a la plasticidad del cerebro. La primera etapa infantil se caracteriza por un importante crecimiento cerebral: se establecen nuevas conexiones y cambios importantes en las ramificaciones y prolongaciones de las neuronas.

Algunos padres aún consideran la etapa infantil como la menos importante de todas. No responden a la motivación por aprender que muestran sus hijos, ya que pueden pensar que hay muchos conocimientos que adquirirán posteriormente, al iniciar la Primaria. Sin embargo, es conveniente destacar la importancia de la primera infancia porque ahí se encuentra la base que asegure el éxito de los futuros aprendizajes y la forma de prevenir sus posibles dificultades.

Más información en el libro Las capacidades del niño. Regidor, Ricardo. Ed. Palabra

Te puede interesar:

- Cómo estimular el lenguaje del bebé

- Psicomotricidad gruesa, ejercicios para niños de 2 a 4 años

- Estimulación para bebés en la cuna

- Ejercicios para estimular el oído de tu bebé

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies