10 claves para proteger a los bebés de los golpes de calor

Bebé calor, sandía, verano
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

El calor se acerca, y con él es necesario recordar la importancia de proteger bien a los más vulnerables: los ancianos y los bebés. El calor extremo del verano y algunos días de primavera puede hacer que los niños enfermen de diferentes maneras, por lo que es esencial protegerles y refrescarles. Te contamos cómo hacerlo para evitar las consecuencias del calor.

Cómo evitar los golpes de calor en bebés y niños

Al igual que en verano la alimentación es diferente, existen diferentes formas que podemos tomar en casa para proteger a nuestros hijos del calor, tal y como recuerdan desde la Academia Americana de Pediatría. Por ello, resumimos los principales consejos en este decálogo contra el calor para que te prepares para la llegada del verano.

1. Hidratación: tu hijo debe estar hidratado. Si es lactante, normalmente no necesitan agua, pero se la puedes ofrecer ya que sólo la aceptarán si tienen sed. Si es más grande, es necesario que lleves siempre agua fresca y le estimules para beberla.

2. Ropa: a partir de ahora, la ropa con la que vistas a tu hijo debe ser ligera, mejor que sea poca, y de algodón.

3. Espacio fresco: planifica tener algún espacio fresco en casa para tu hijo. Si es necesario, cambia la cuna de sitio y ponla en el lugar más fresco de la casa.

4. Descanso: el calor suele hacernos sentir fatigados, por lo que se recomienda dejar más tiempo del usual para descansar.

5. Ventilación: ventila la casa a primera hora de la mañana y a última de la tarde, pues en otras horas lo que harás será dejar al calor que entre en casa.

6. Aires acondicionados: evita los aires acondicionados, es mejor utilizar ventiladores que renuevan o refrescan el aire. Si no tienes o prefieres aires acondicionados, recuerda ponerlos suaves de velocidad y temperatura: nunca por debajo de 25 grados. Tardará más en refrescar la sala pero no lo hará de una forma tan agresiva.

7. Baño: baños de agua templada-fresca (no fría) para refrescarlo es otra forma de luchar contra el calor.

8. Toallitas: rociar al pequeño con agua o darle con una toallita húmeda de vez en cuando también ayuda en caso de no tener la ducha cerca.

9. Paseo: evita salir a la calle en lasF horas más fuertes de calor (entre las 12.00 y las 17.00 horas) y, cuando lo hagas, busca las sombras. También es aconsejable evitar las mochilas portabebés, pues transmitirás calor al pequeño.

10. Coche: jamás dejes a tu hijo solo en el coche cuando haga calor. La temperatura dentro del vehículo puede convertirlo en una trampa mortal, aunque creas que vas a tardar poco. Cuando vayas a montarte en él, si está muy caliente, enfríalo antes con aire acondicionado.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar

- Ideas para refrescar al bebé

- El verano del bebé: al aire libre

- La alimentación del bebé en verano

- La ropa del bebé en verano

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.