Qué hacer si mi hijo se traga un objeto

correo
Mi bebé se ha tragado algo
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

En su ansia por descubrir todo lo que les rodea, los niños, sobre todo los de corta edad, no son conscientes de los peligros que entraña su espíritu aventurero. Para experimentar, uno de sus "métodos" favoritos es llevarse las cosas a la boca, desde que nacen hasta los dos años de edad, aproximadamente. Entonces, ¿qué hacer si mi hijo se traga un objeto?

Desde succionar en las primeras etapas de su vida, hasta morder cuando le salen los dientes, pasando por chupar durante los dos primeros años de vida, los niños utilizan este sistema de exploración de todo tipo de objetos o alimentos. Y lo seguirán haciendo hasta que desarrollen más otras vías, como el sentido del tacto o el oído.

Por ello, hay que extremar las precauciones para evitar que los bebés se traguen algo, porque entre las cosas a explorar pueden estar botones, piedras, canicas, pequeñas piezas de juguetes, monedas... Además de no quitarle el ojo de encima todo el tiempo, es necesario saber qué sucede y cómo hay que actuar cuando un niño se lleva un objeto pequeño a la boca y, sobre todo, cuando accidentalmente se lo traga.

Síntomas que indican que el bebé se ha tragado algo

Qué hacer si mi bebé se ha tragado algo

Generalmente, no se suelen producir síntomas porque el objeto atraviesa el sistema digestivo en un plazo de una semana, aproximadamente, y termina expulsándose a través de las heces. Se estima que entre un 90 y un 95 por ciento de los cuerpos extraños que llegan al estómago no generan síntomas.

Los objetos de menos de 5 centímetros de longitud y 2 centímetros de ancho suelen pasar espontáneamente en niños en etapa escolar y adolescentes, mientras que en el caso de los bebés el tamaño de los objetos que pueden recorrer el sistema digestivo sin problema se reduce a 3 centímetros. Por ello, se suele indicar a los padres o cuidadores que estén atentos a las deposiciones de los niños para ver si aparece el objeto.

Síntomas de que algo no va bien:

-   Tos
-   Babeo
-   Respiración fuerte
-   Dolor en el cuello
-   Fiebre
-   No quiere comer
-   Infección o sangrado: también pueden darse ocasiones en las que el cuerpo extraño dañe el esófago, con posibilidad de infección, se produzcan obstrucciones del aparato digestivo o, incluso, sangrado.

En todo caso, las consecuencias de tragarse un objeto dependen de sus características. Las monedas o los botones suelen pasar sin mayores daños, pero las pilas de botón, por su composición química tóxica, pueden provocar más problemas, así como los objetos puntiagudos, que elevan el riesgo de perforaciones. Se calcula que hasta un 33% de las perforaciones del esófago se deben a la ingesta de objetos.

¿Qué debo hacer si mi hijo se traga un objeto extraño?

Aunque obviamente lo mejor es no dejar cosas pequeñas a la vista de los niños, cuando se da el caso y el menor coge algo y se la lleva a la boca, lo mejor es:

-   Mantener la calma e intentar quitárselo serenamente.
-   Si el niño tose, animarle a seguir haciéndolo para ver si expulsa el objeto.
-   En caso de asfixia, cuando sea un bebé, darle cinco golpes en la espalda colocándolo boca abajo con la cabeza un poco más baja que el trasero, darle la vuelta y hacerle cinco compresiones en el torax. Si es un niño mayor, hacerle presión en la boca del estómago con ambas manos.
-   Cuando no hay asfixia y se cree que el objeto ya ha llegado al esófago, es conveniente llevarlo a un centro hospitalario ante la posibilidad de que sea necesario extraerlo.
-    Bajo ningún concepto se intente sacar el objeto de la boa del niño a ciegas. Sólo si se ve con claridad y la extracción es fácil se pueden meter los dedos para sacarlo pero nunca se debe realizar un barrido a ciegas.

Cuándo llamar al médico:

-   Inmediatamente, si el niño se ha atragantado y se está ahogando, tiene dificultad para respirar o tragar, le duele el abdomen o el pecho, hay sangre en su vómito o tiene fiebre.

-   Pasados unos días, si el niño no ha expulsado el objeto extraño después de dos días.

Tratamiento cuando el bebé se ha tragado algo

La diversidad de formas, tamaños y materiales de los objetos que puede ingerir un niño accidentalmente requerirán tratamientos distintos. Aunque normalmente los objetos pequeños pasan sin ningún problema y el médico, como mucho, solicita una radiografía para localizar lo que se ha tragado hasta que lo expulse, en los casos en los que se trate de una cosa punzante o más grande, es posible que el profesional decida sacarlo si está en la garganta y lo ve o gracias a herramientas si no está visible.

Sólo en casos extremos o después de intentarlo con otros métodos, se recurrirá a la cirugía.

Dra. Paloma Nacher. Servicio de Urgencias Pediátricas. Hospital La Milagrosa de Madrid.

Te puede interesar:

- Mi bebé se ha tragado algo, ¿qué hago?

- Accidentes infantiles: atragantamientos

- Intoxicaciones en bebés y niños

- Golpes en la cabeza, ¿qué hacer ante un coscorrón?

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies