Prevenir la muerte súbita en lactantes

Prevenir la muerte súbita en lactantes
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

El síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) se define como la muerte de un niño de menos de un año de edad, que carece de explicación tras una investigación completa y adecuada. Aunque se trata de una muerte repentina e inesperada de un bebé aparentemente sano, existen algunas recomendaciones que pueden reducir los riesgos de muerte súbita en lactantes.

Según datos de la Asociación Española de Pediatría, el síndrome afecta en España a uno de cada 1.000 lactantes. El síndrome de muerte súbita del lactante puede afectar a cualquier bebé, pero según las estadísticas los más susceptibles son aquellos bebés de entre uno y cuatro meses, los prematuros, los que presentaron un peso bajo al nacer y los que son varones.

La muerte se produce mientras duermen, sin que sientan ningún dolor y, por regla general, mientras el bebé se encuentra en la cuna por la noche.

Consejos para reducir el riesgo de muerte súbita

1. Posición para dormir: boca arriba. La posición lateral no es segura y está desaconsejada.

2. Uso de una superficie firme para dormir: no utilices colchones demasiado blandos.

3. Por lo general, es preferible compartir habitación sin compartir cama. Especialmente en bebés menores de tres meses, en bebés prematuros o de bajo peso; en adultos que hayan consumido alcohol o estén tomando medicación que produzca somnolencia.

4. No mantener ropa de cama suelta fuera de la cuna, cadenitas o colgantes.

5. Evitar la exposición al tabaco durante el embarazo y después del nacimiento. Esto incluye tanto a la madre como al padre. Pide que nadie fume en la misma habitación en la que se encuentre el bebé.

6. Evitar consumo de alcohol y drogas durante el embarazo y después del embarazo y después del nacimiento.

7. Se recomienda alimentar mediante lactancia materna.

8. Considerar ofrecer un chupete a la hora de la siesta y a la hora de acostarse.

9. Evitar exceso de calor: no lo arropes en exceso, mantén una temperatura agradable.

10. No se aconsejan los monitores cardiorrespiratorios a nivel domiciliario para reducir el riesgo.

11. Mantén al bebé al día en cuanto a vacunas, de acuerdo a las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría.

12. Evitar los dispositivos comercializados para reducir el riesgo de SMSL.

13. La postura despierto boca abajo es muy recomendable, siempre que el bebé esté supervisado.

14. Aconsejarse por el pediatra y difundir lo más posible estas medidas.

Dra. Gema Arriola Pereda. Pediatra Hospital Universitario de Guadalajara

Te puede interesar:

El chupete conta la muerte súbita del bebé lactante

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.