Primer resfriado en el bebé, ¿qué debes saber?

¿Qué Debes Saber Del Primer Resfriado De Tu Hijo?
ISTOCL

Enfrentarse a la paternidad es uno de los grandes retos de la vida. Con la llegada de un niño aparecen situaciones que se traducirán en una felicidad difícil de explicar, otras, por el contrario, pondrán a prueba a los padres. Algo que se hace más evidente en el caso de los primerizos, quienes nunca han vivido algo parecido y no sabrán cómo reaccionar.

Un ejemplo de esto es cuando un padre primerizo ve que su hijo ha enfermado. El primer resfriado de un niño, en especial cuando el catarro se produce en bebés incapaces de comunicarse, puede encender las alarmas en casa. Por ello, desde Medical News, se ofrecen pequeñas pistas sobre estas situaciones para poder dominar la situación y no dejarse llevar por ellas.

Más común a partir de los 6 meses

Este equipo de pediatras destaca que los resfriados son poco comunes en recién nacidos de menos de seis meses. Esto se debe a los anticuerpos que posee el niño en este tiempo. Cuando estas defensas se reducen, los menores se vuelven más vulnerables ante esta situación.

Lejos de lo que puede pensarse, esta situación ayudará al niño a generar anticuerpos para poder enfrentarse a otras afecciones a medida que vaya creciendo. Esto no quiere decir que no haya que actuar para aliviar los síntomas y permitir que el bebé sobrelleve la situación. El primer paso para ello es reconocer las señales de que se está ante un resfriado:

- Exceso de mucosidad nasal.

- Fiebre leve.

- Estornudos y tos.

- Mayor irritabilidad.

- Dificultad a la hora de tomar el pecho por la irritabilidad de la garganta.

En estos casos, los padres deben acudir al especialista para confirmar el diagnóstico y comenzar el tratamiento tan pronto sea posible. Estos son algunos consejos que pueden ayudar a hacer que el niño mejore:

- Lavados nasales con una solución fisiológica para ayudan a eliminar las secreciones, facilitando, así, la respiración.

- Aspiradores nasales.

- Uso de los medicamentos que el especialista haya recomendado

Situaciones en las que hay que preocuparse

Si bien un resfriado puede no supone demasiada preocupación, hay otras situaciones que pueden confundirse con otras enfermedades graves. Estos son algunos ejemplos:

Gripe.

Un recién nacido con gripe puede presentar síntomas propios del resfrío, a ellos se les suele añadir otros signos que pueden incluir vómitos, diarrea o fiebre alta. En estos casos el bebé también puede ser más quisquilloso debido a otras señales que les haga sentir un mayor dolor.

Tos ferina.

La tos ferina comienza como un resfriado, pero los síntomas pueden cambiar después de una semana más o menos. El bebé puede desarrollar una tos severa que les dificulta la respiración.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Reducir el uso de antibióticos aumenta las defensas

- 4 formas de evitar la resistencia a los antibióticos

- Cuidados ante un resfriado

- Siete errores en torno a la gripe y el resfriado

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.