Prolongar la lactancia reduce el riesgo de asma

La lactancia ayuda al desarrollo correcto del aparato respiratorio en niños.
ISTOCK

La lactancia en los más pequeños no solo se reduce a un alimento básico durante sus primeros años de vida. También es una de las medidas preventivas de distintos problemas de salud como infecciones, diabetes o sobrepeso. Por ello, varios estudios se centran en detectar otros posibles beneficios de dar el pecho al bebé durante sus primeros días de vida y prolongar esta práctica.

Un ejemplo es el estudio de la Universidad de Manitoba en donde se ha encontrado una relación entre la prolongación de la lactancia en niños y la prevención de afecciones respiratorias a largo plazo, como el asma, así como las sibilancias y los jadeos en recién nacidos. Unas conclusiones presentadas en el XIII Simposio Internacional de Lactancia Materna celebrado en Francia a finales del pasado marzo.

Lactancia exclusiva

Para este estudio se reunieron varios niños de entre 0 y 5 años para determinar la influencia de la lactancia en su desarrollo del aparato respiratorio. Los datos previos a este estudio indican que entre un 20% y 50% de los recién nacidos presentan al menos un episodio de jadeos antes de cumplir un año. Pero en el caso de que apueste por la lactancia, la de media de 1.40 a 0.33 por bebé y año.

Si bien no se puede negar la importancia del factor genético de problemas cardíacos como el asma, los datos del estudio revelan que los bebés que abandonan el pecho de forma temprana o la combinan con otro tipo de alimentación, como la leche de fórmula, experimentan el doble de episodios de jadeos y mayores dificultades a la hora de tomar aire.

Las evidencias de este estudio demostraron que mantener la lactancia de forma en el primer año, y de forma exclusiva hasta los 6 meses, a medida que se introducen alimentos sólidos en la dieta de los pequeños continúa favoreciendo el desarrollo de sus pulmones. Aquellos bebés alimentados exclusivamente con leche materna, presentan hasta un 33% menos de episodios de jadeos o sibilancias en su primero año de vida.

La lactancia incluso se presenta como un mecanismo de prevención en el caso de niños con madres asmáticas. En estas situaciones las sibilancias se reducen hasta en un 62% en bebés que han sido alimentados exclusivamente con leche materna durante los sus primeros seis meses.

Beneficios de la lactancia

Junto con los resultados de este estudio, dar el pecho a los más pequeños cuenta con otros beneficios además de los indicados. Entre ellos se indican los siguientes:

- Proporciona los nutrientes necesarios en la proporción y temperatura adecuados.

- Se digiere y asimila con gran facilidad por el aparato digestivo del bebé

- Proporciona anticuerpos de la madre y alarga el periodo de inmunidad natural.

- Previene las alergias.

- Disminuye el riesgo de desarrollar obesidad.

- Favorece el correcto desarrollo de la mandíbula, los dientes y el habla.

Damián Montero

Te puede interesar:

La lactancia aumenta la inteligencia del bebé

- La lactancia materna vale la pena

- 3 claves de la lactancia materna

- Lactancia materna y vuelta al trabajo

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.