Blogs
SÚPER SIN PLOMO
Francisco del Brío

Al cole andando

correo

Ya han comenzado las clases en Madrid, y también en otras muchas ciudades. Por las mañanas, como no estés informado y advertido, te puedes ver atrapado en algún atasco provocado por los coches de los papás que llevan a sus niños al cole. No es que los papás acerquen a sus hijos al colegio para que ellos no tengan que andar mucho, es que a poco que lo puedan hacer meten el coche dentro de las aulas.

Todos se empeñan a llegar hasta la misma puerta del colegio y, como todos, también significa que a la misma hora, el atasco está garantizado.


En Madrid, el Ayuntamiento ha habilitado en las calles, con Aparcamiento Regulado y en las zonas próximas a los colegios, unas zonas con una señalización especial, para que durante un tiempo prudencial los papás puedan dejar el coche mientras acompañan a los niños.


Tengo cerca de mi domicilio uno de los colegios donde ya existen estas zonas de aparcamiento, que no están a más de 50 metros de la puerta del colegio, y que apenas se usan mientras la música de las bocinas nos anuncia a los vecinos que es hora de entrada o salida del cole.

Este verano vi en las calles de un pueblo de Valladolid unas señales pintadas en el suelo, unas huellas con el mensaje "al cole andando", que eran al mismo tiempo una recomendación y una indicación del camino al colegio y me dije, "claro, en un pueblo es sencillo, todo está muy cerca", hasta que alargando el paseo comprobé que algunas de esas huellas no estaban tan cerca de la ubicación de las clases.

Andando al colegio
Foto: ISTOCK 

Todo esto me dio que pensar en mi niñez, hace ya muchos años, muy pronto comencé a ir andando al colegio y solo, eso sí, muy advertido por mis padres de lo que debería y no debería hacer. Incluso tomando un transporte público y no era el único. En el Metro de Madrid hice amigos.

Y para completar la reflexión, recientemente leí un reportaje que trataba precisamente de la sobreprotección de los padres hacia sus hijos y de las consecuencias negativas que se pueden derivar de esta conducta.

Me dirán que las circunstancias no son las mismas, que hay más tráfico y aglomeraciones, menos seguridad y quizá más peligro. Pero no lo tengo tan claro, porque también hay más control, en las ciudades es raro que no existan cámaras de videovigilancia, hay más presencia policial, muchos niños llevan un teléfono móvil que puede controlar sus movimientos y existen otros muchos dispositivos para hacerlo.

Sinceramente, creo que los niños hoy corren mayor peligro por el uso de las redes sociales, desde su teléfono, tableta u ordenador, que por ir andando de casa al colegio y del colegio a casa, que además activa unas habilidades, que al menos a mi me ayudaron mucho.

Te puede interesar:

- Ventajas de ir andando al colegio

- 4 consejos para evitar la sobreprotección infantil

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies