Blogs
MATRIMONIO AL DÍA
Mónica de Aysa

Oscar a la mejor película

     

"Creo que ya no estoy enamorada de mi marido, no sé qué hacer".

Vamos creando un amor fuerte y profundo, en la medida en que la decisión interior sea permanecer juntos el resto de nuestra vida. No es posible construir si nos permitimos el lujo de plantearnos si seremos fieles o no, si nos gusta como es, si la vida es lo que esperábamos, si los hijos son como nos gustaría, si el dinero es suficiente, si, si...

La vida es como es y no como nos gustaría que fuese, y las personas también.

Pareja viendo la televisión
Foto: THINKSTOCK 

La actitud interior, la decisión de cuidar al otro siempre, nos marca un rumbo. Sabemos que golpes de timón hay dar. Sin embargo, si ante la aparición de los problemas, el hastío o el cansancio, nos volvemos a plantear si seguimos o no, estamos perdidos.

Cuestión de quererse

Viendo los globos de oro, pensaba en los que se merecen aquellos padres que han sabido tener la sabiduría, la fortaleza, la esperanza y el coraje de luchar por todo, con tal de mantener a sus hijos tranquilos, equilibrados, felices. Los hijos de padres que pelean por quererse, les entregan el óscar al mejor guión, mejor interpretación, mejor película. Se lo entregan cuando crecen sanos, seguros, equilibrados, viviendo con esfuerzo, aprendiendo a amar.

Hace falta fortaleza para pasar por alto las actitudes equivocadas, las enfermedades, las ausencias, la soledad. En definitiva, las consecuencias de lo limitados que somos. La lucha, el esfuerzo por ver el lado amable, siempre trae tras de sí mucha paz. ¡Qué no es poco! La paz forma parte de la felicidad. Es bueno recordar, con todos los sentidos, los momentos pasados que nos han unido, la cantidad de cosas que hemos sacado adelante juntos, lo que nos hemos ayudado, reído, soñado, esforzado, amado. La cabeza nos juega muy malas pasadas, nos lleva por laberintos que nos hacen sufrir. Hay que controlar lo que pensamos, porque de ello depende lo que sentimos. El interés y el afecto por el otro, son lo que distinguen a una mujer de un ama de llaves, que tiene una tarea que cumplir.


Si ante la aparición de los problemas, el hastío o el cansancio, nos volvemos a plantear si seguimos o no, estamos perdidos. La vida es como es y no como nos gustaría que fuese, y las personas también


El afecto consigue transmitir: "Eres importante para mí", "Me interesa lo que te pueda ocurrir", "Te cuidaré". Las expresiones de afecto son un medio de despertar sentimientos. Con el paso de los años se pueden reducir de tal manera que lleguen a desaparecer, o mantenerlas y ser afables. Cada día que la vida nos regala, es una oportunidad para ganar el óscar a la mejor película: la que se rueda en nuestra casa.

Mónica de Aysa. Master en matrimonio y sexualidad

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies