Blogs
MATRIMONIO AL DÍA
Mónica de Aysa

El poderoso efecto de los pensamientos positivos

¡Pensamientos positivos
ISTOCK

Existen rigurosas investigaciones sobre el poder de los pensamientos positivos. Este método es uno de los principios de la terapia cognitiva, que ha demostrado una gran efectividad para vencer la depresión. Cuando una persona sufre un estado anímico bajo, sus pensamientos se distorsionan. Todo lo ven bajo una luz oscura que no hace más que aumentar su desesperación. Con el tiempo, si aprende a pensar de un modo positivo, la desesperación puede desaparecer.

Se trata de aplicar esta misma técnica al matrimonio. Si nos empeñamos en pensar todo lo positivo que hay en el otro y lo repetimos con frecuencia, el pensamiento ejercerá una fuerte influencia sobre el ánimo. No es extraño hacer una lista de la compra para que no haya que volver al súper al día siguiente, o hacer cuentas antes de gastar el sueldo o apuntar los cumpleaños para que no se nos olviden. Y si yo les dijera que es necesario, de vez en cuando, hacer una lista de todas las cualidades que tiene su pareja, e incluso comentarlas con los hijos y con los amigos, ¿qué me dirían? Les aseguro que es un modo sencillo de fomentar el cariño y la admiración.


El cariño y la admiración son antídotos contra el desprecio, pero son muy frágiles. 


No somos del todo conscientes de la importancia de avivar las ascuas que queden medio encendidas. Soplando con cuidado y con tesón de pronto se enciende la llama. Empieza a arder, se pega al tronco de al lado, le contagia esa fuerza y el fuego se va expandiendo hasta que hemos conseguido una hoguera.

Las ascuas que quedan en todo matrimonio pueden ser:

- Pequeñas cosas que nos alegran la vida y que no hemos sabido agradecer.
- Cualidades de las nunca hemos hablado: es sensible, cariñoso, trabajador, buen padre, generoso, honrado...
- Recuerdos de buenos momentos que teníamos en el olvido y que podemos comentar con él para volver a vivirlos.
- Decisiones que tomó única y exclusivamente por nuestro bien.
- Algo en especial de su físico que nos atrae.
- Promesas que nos hicimos y se han cumplido.
- Esfuerzos físicos por los hijos.
- Apuros económicos a favor de otros.
- La familia creada con tanto esmero y dedicación. ¡Con tantas contemplaciones! Como debe de ser.
- Las sorpresas, los regalos, las miradas de ánimo y de apoyo.
- Los problemas superados juntos o gracias a él.

Cada uno tiene que hacer su propia lista en su agenda y no olvidarla nunca. Es muy curioso como los agravios, los desprecios, el dolor cuesta olvidarlos. Sin embargo, los esfuerzos del otro por amar, por aguantar, por trabajar para hacernos felices... se esfuman. Como si fuese lo que nos merecemos. Es muy habitual escuchar críticas de los maridos y de los hijos.

Sería interesante ver qué ocurre si hacemos el esfuerzo de verbalizar y, sobre todo, de pensar cada día de qué nos sentimos orgullosos. Es un arma poderosa.

Te puede interesar:

Cómo hacer que los pensamientos negativos desaparezcan

- Cómo trabajar el subsconsciente para educar en positivo a los niños

- Cómo evitar las críticas a la pareja

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies