Cómo ayudar a la que baja capacidad no sea un obstáculo

Cómo ayudar a un niño con bajas capacidades
Foto: ISTOCK Ampliar foto

La escuela es una de las etapas más importantes de la vida. Es allí donde comienza el camino que determinará el futuro académico de las personas. Los conocimientos y destrezas que se adquieren empezarán a firmar el currículum del niño que en un futuro buscará un empleo. Sin embargo no todos parten del mismo lugar y algunos alumnos tienen menos capacidades que sus compañeros.

Es en estos casos en donde hay que trabajar por adaptarlos lo mejor posible. Del éxito de este esfuerzo dependerá la integración del alumno con bajas capacidades. Además, el hacer que se sienta como uno más también evitará que sea objeto de burlas por sus compañeros al ser distinto a ellos.

Baja capacidad

Los especialistas consideran que un niño tiene baja capacidad cuando después de realizarse una evaluación psicológica presenta un cociente intelectual de 70 o algo inferior al mismo. Esto afecta a su capacidad de aprendizaje en el colegio ya que es más lenta y asimilan los contenidos a un ritmo distinto que sus compañeros, algo que puede causar burlas por esta diferencia.

Saber si un niño puede tener bajas capacidades es fácil si se atiende a su día a día. Los padres y los profesores del colegio deben fijarse en las dificultades de los niños a la hora de aprender. Es importante saber si no es algún déficit sensorial, de atención o problema físico el que causa esta situación.

Si se aprecia que el niño sigue un ritmo de aprendizaje distinto, y no hay otra razón que pueda explicarlo, habrá que realizar una evaluación psicopedagógica en donde se analicen los diferentes factores que pueden incidir en un bajo rendimiento debido a una capacidad intelectual baja.

Ayudar al niño de bajas capacidades

Una vez que el examen haya determinado que se trata de un caso de bajas capacidades, todas las personas involucradas en su cuidado deben velar por su correcto desarrollo. Estas son algunas pautas que deben seguir los entes relacionados con su educación:

- En el colegio. Deben estar presentes profesores de apoyo que, de forma individualizada o en pequeños grupos, ayuden a los niños reforzando los contenidos escolares de las principales áreas instrumentales: matemáticas y lengua.

- En la familia. Los padres deben ayudar a sus hijos con los deberes escolares. Se deberán reforzar los contenidos de forma diaria. Los progenitores tendrán que coordinarse con el colegio para conocer y trabajar los aspectos más deficitarios, que les indiquen el profesor.

En esta ayuda en la educación, el juego es una buena oportunidad para ayudar. En ocasiones, estos niños realizan un esfuerzo superior al del resto de sus compañeros y algunas actividades como las sopas de letras, los siete errores, crucigramas, etc. sirven para desarrollar aptitudes deficitarias.

Dentro del colegio se tendrá que realizar una evaluación permanente para detectar el estado del niño con bajas capacidades. Este centro de vez en cuando emitirá un informe psicopedagógico en el que se indiquen sus necesidades y estas sean transmitidas a sus profesores de apoyo y padres para mantener un buen ritmo de enseñanza.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo mejorar el rendimiento escolar de los niños

- Diferencia entre retraso y fracaso escolar

La importancia de los padres en el desarrollo de la lectura

La importancia de inculcar la lectura a los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.