Cuentos para fomentar la inteligencia emocional de tus hijos

Cuentos para trabajar la ineligencia emocional
ISTOCK

Los cuentos para niños son un recurso primordial para fomentar la inteligencia emocional de nuestros hijos. A través de la lectura, podrán ejercitar la empatía, identificar y expresar sus emociones y aprender a reaccionar ante diferentes situaciones mediante un elemento tan divertido como lo son los relatos.

Como padres, queremos la mejor formación para nuestros hijos y, hoy en día, la inteligencia emocional tiene un papel fundamental en este proceso. Sin embargo, es difícil encontrar modos sencillos de transmitir la importancia de la empatía, la regulación emocional y la autoconciencia. Por eso, recurrir a la lectura de cuentos infantiles puede ser una solución.

Muchos adultos recuerdan todavía los cuentos que leían de pequeños. Los personajes, sus historias y moralejas dejan muchas veces, más huella que las complejas novelas que leen al llegar a la edad adulta. Además, la temática de la mayoría de los cuentos infantiles está relacionada con la inteligencia emocional. Se tratan asuntos como la amistad, la empatía, la familia, el amor o las emociones, entre muchos otros.

Begoña Ibarrola, psicóloga y experta en inteligencia emocional opina que los cuentos son un recurso ideal para educar, pues "sirven de entrenadores emocionales". Los niños pueden entender, a través de los personajes de un relato, ideas complejas, que son expresadas mediante un lenguaje simbólico y metafórico.

¿Por qué los cuentos estimulan la inteligencia emocional?

Entrenadores emocionales
En primer lugar, los cuentos ayudan a los niños a comprender lo que los demás y ellos mismos piensan y sienten. Al conocer a personajes de distintas culturas, tamaños y colores, nuestros hijos desarrollan la capacidad de empatía y son capaces de ver el valor de aquellos que son diferentes. En fin, aprenden a ponerse en los zapatos del otro.

También, a través de los cuentos, los niños pueden aprender a identificar sus propias emociones. Los personajes, dice Ibarrola, "viven emociones, las expresan de forma gestual y hablan de los motivos por los cuales las sienten". Nuestros hijos podrán aprender a identificar esas emociones en sus propias vidas y a comunicarlas de una forma externa mediante palabras, gestos y la postura corporal, imitando a las figuras que admiran.

Distancia de seguridad
Como son los protagonistas de los cuentos los que sienten las emociones y actúan acorde en las historias, los niños cuentan con una distancia de seguridad. No son ellos los que experimentan lo que pasa en el relato, sino los personajes. Esto les permite anticiparse a situaciones que no viven en su día a día y aprender a reaccionar ante ellas.

Atención garantizada
"Los cuentos son un vehículo en el que la atención está garantizada", asegura Ibarrola. A todos los niños les gustan los cuentos, lo que facilita que estén atentos y concentrados en la lectura. Estos son factores importantes para asegurar que las enseñanzas de inteligencia emocional presentes en las historias sean interiorizadas por nuestros hijos.

Además, "el cuento es un recurso polivalente" porque no solo está destinado a los más pequeños, sino que libros pensados para lectores de ocho y diez años pueden funcionar e interesar a niños mayores, quienes pueden extraer de ellos enseñanzas útiles para sus vida.

Tips para que los niños aprendan leyendo

Para que el contenido de los cuentos realmente haga mella en la educación de nuestros hijos, podemos seguir algunos de los siguientes consejos:

1. Escoge cuentos que retraten diferentes culturas o etapas de la vida, para que los niños puedan conocer que hay diversos modos de vida en otros lugares de mundo.
2. Pregunta a tus hijos cuestiones relacionadas con la forma de actuar de los personajes en la historia, para fomentar su comprensión de la lectura.
3. Anímales a pensar cómo habrían actuado ellos de haberse encontrado en la misma situación que los personajes del cuento.

No queda duda de que los cuentos son una forma efectiva de enseñar a nuestros hijos los diferentes aspectos de la inteligencia emocional. A través de historias que captarán su atención, podrán aprender a ser empáticos con aquellos que son diferentes, a identificar sus propias emociones y a reaccionar ante diferentes situaciones, para así convertirse en personas sanas y felices.

Isabel López Vasquez

Te puede interesar:

15 cuentos infantiles actuales y preciosos para tus hijos

9 claves para disfrutar de los cuentos en familia

Autocontrol e inteligencia emocional, ¿cosa de niños?

Fábulas para niños, el aprendizaje a través de los cuentos

Beneficios de contar cuentos a los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.