Extender la educación obligatoria hasta los 18 años, ¿qué beneficios podría reportar?

¿Debería Ampliarse La Educación Obligatoria Más Allá De Los 16 Años?
ISTOCK

Junto con el hogar, los centros educativos representan el entorno de desarrollo más importante de los niños. Conocimientos, valores y otras lecciones se aprenden a lo largo de colegio, instituto o universidad. Dada la trascendencia de estas ubicaciones no es de extrañar que los poderes políticos aseguren una etapa obligatoria en la que los jóvenes deben estar presentes en las aulas para recibir estas enseñanzas.

En la actualidad la educación es obligatoria hasta los 16 años, edad a partir de la cual es libre seguir mejorando el curriculum académico. Pero hay quienes creen que debería ampliarse hasta los 18 años, una forma con la que se podría evitar las altas tasas de abandono escolar y la brecha formativa entre los jóvenes.

Mejora de los ingresos anuales

Francisco López Rupérez, antiguo presidente del Consejo Escolar del Estado, es uno de los defensores de la educación obligatoria y gratuita hasta los 18 años. Sus motivos los detalla en el informe "La extensión de la enseñanza básica hasta los 18 años. Beneficios y costes". A lo largo de estas páginas se propone que el Gobierno asegure otros dos años de formación a los alumnos para frenar las tasas de abandono escolar al retener más tiempo a los estudiantes.

Pero no se busca simplemente de obligar a los alumnos a permanecer más años en el colegio. En este informe se destaca cómo la ampliación de la formación supondría una mayor probabilidad de empleo entre los estudiantes. Los datos sugieren que un año extra de enseñanza en Bachillerato o FP de Grado Medio asegura una mayor posibilidad de encontrar trabajo y produce un incremento medio en los ingresos anuales del individuo cerca del 12%.

Esta propuesta no solo se basa en la enseñanza teórica dentro del aula. En este informe también se apuesta por implementar un programa de prácticas en este curriculum académico. Asegurar la posibilidad de que a partir de los 16 años, los alumnos puedan comenzar a adquirir las habilidades que necesitarán en un futuro dentro de sus puestos de trabajo.

El coste de la medida

Por supuesto, ampliar la educación obligatoria hasta los 18 años tendría unos costes, especialmente a nivel económico. Sacar adelante esta iniciativa tendría un coste de 1.000 millones de euros que tendrían que repartirse a lo largo de tres legislaturas y que no serían en el único cambio en este terreno. Desde informe también se afirma que debe producirse un cambio en el sistema de enseñanza.

Los gobernantes deberían valorar la introducción de un nuevo sistema educativo con una mayor flexibilidad para organizar la enseñanza. Esto supone dar más facilidad a la hora de que los alumnos puedan equilibrar su asistencia diurna o vespertina a los centros y que al mismo tiempo les sea posible estar presentes en los programas de prácticas a los que se apuntasen.

El sociólogo Rafael Feito también recoge en Cuadernos de Pedagogía algunos inconvenientes en la ampliación de la educación obligatoria hasta los 18 años:

- No todas las destrezas se aprenden en una escuela de tipo académico, sino que hay otros lugares donde se podrían adquirir.

- Hay estudiantes y familias que prefieren el empleo al estudio. Esta ampliación supondría cerrar una puerta a varios jóvenes

- El coste presupuestario de escolarizar al conjunto de la población entre los 16 y los 18 años puede ser excesivamente elevado. Algo especialmente complicado en el actual contexto económico.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Las aptitudes y habilidades, claves para elegir carrera universitaria

- El 25% de los universitarios aspira a ser funcionario

- El 30% de los universitarios cambia o abandona la carrera

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.