Cómo mejorar la concentración del niño a través del juego

La concentración en niños puede mejorar a través del juego.
ISTOCK

Hay muchas formas de aprender, desde las lecciones básicas que se dan en casa hasta el colegio y sin olvidar otras maneras más divertidas de enseñanza como el juego. Hay muchas habilidades que se pueden potenciar gracias a estas actividades, entre ellas la concentración, que tan necesaria es para poder prestar atención en clase y tener éxito académico.

Hay muchas opciones para potenciar la concentración en casa. Una buena fórmula para que toda la familia pueda divertirse y participar en estas actividades que son muy sencillas y que pueden realizarse con objetos tan sencillos como un cuaderno para dibujar o un reproductor de música.

Juegos para potenciar la concentración del niño

Estas son algunas propuestas para mejorar la concentración en casa y en los que pueden participar toda la casa:

- Colorear. Seguir el trazado de las líneas y no salirse de las mismas, emplear el color correcto. Todo ello contribuye a que los niños pongan sus sentidos en esta tarea y aprendan a concentrar su atención en una actividad.

- Aprender una coreografía. Elegid una canción infantil y cread una coreografía en familia. Aseguraos de que cada uno de los pasos de este baile quede memorizado por el niño y que en cada nota recuerde este baile,

- Puzles y rompecabezas. Estas actividades obligan a que el niño se fije en cada uno de los elementos de este reto. En el caso de los puzles, en las piezas que lo componen y en las formas para saber cómo encajan.

- Sopas de letras. Identificar distintas palabras en un mar de letras es un gran reto y en el que deben estar atentos a la formación de sílabas para identificar los términos que deben localizar.

- Laberintos. Los pasatiempos son una buena forma de mantener la concentración, en este caso los laberintos son una buena manera de trabajar en ella. Muchos caminos hay por elegir, pero sólo uno llega a la meta, ¿cuál será?

Mejorar la motivación de los niños

En muchas ocasiones, no solo se trata de mejorar la concentración, sino de motivar a los más pequeños para conseguir grandes resultados. Desde la Fundación Undrstood se ofrecen los siguientes consejos:

- Conocer los intereses del niño. Nada mejor para motivar que conocer aquello que más interés produce en el niño para relacionarlo con esta enseñanza.

- Proponer resultados posibles. No hay que intentar motivar para una meta imposible desde primera hora. Lo mejor es hacer que el niño se proponga obtener pequeños objetivo y más adelante grandes resultados.

- Destacar los beneficios de los resultados. Un verano sin estudiar, una pequeña gran celebración por los resultados, para motivar nada mejor que destacar las recompensas.

- Mostrar que se puede. Animar a los pequeños a salir de su zona de confort para que puedan luchar por grandes resultados no es una mala opción.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Atentos: los misterios de la atención y sus tipos

Juguetes de estimulación para niños de 3 a 6 años

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.