Cómo acertar con las actividades extraescolares

Claves para saber elegir las actividades extraescolares de los niños
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Más allá de las puertas de las aulas los niños pueden aprender muchas otras habilidades y adquirir nuevos conocimientos gracias a las actividades extraescolares. Pero hay que saber elegirlas para que se adecúen a sus necesidades y desarrollen los aspectos más beneficiosos de sus habilidades y competencias.

La primera norma es evitar el exceso de actividades que dejen sin tiempo libre a los niños. En ocasiones entre el horario escolar, las tareas y demasiadas actividades se termina por abrumar al niño con responsabilidades que además terminan por dejarlo sin ningún momento de ocio en el que relajarse. En las primeras etapas educativas el juego libre sigue siendo fundamental.

Beneficios de las actividades extraescolares

Los pediatras afirman que las actividades son una buena herramienta de ampliar el currículo de los más pequeños. Por ejemplo, acudir a una academia de idiomas permitirá que en un futuro los niños puedan incluir el dominio de una lengua extranjera entre sus capacidades a la hora de buscar trabajo. Otras como la informática también serán buenas a la hora de que el pequeño se sepa mover en un mundo donde las nuevas tecnologías cada vez están más presentes.

Al mismo tiempo, los deportes también beneficiarán a los niños porque garantizan la práctica habitual de ejercicio físico. Eso sí, los pediatras alertan de que siempre hay que explicar a los más pequeños no deben sentirse mal si comprueban que no se les da bien cierta actividad.

A menudo estas prácticas terminan por derivar en competiciones que pueden provocar una rebaja en la autoestima del menor.

 

5 consejos para acertar con la actividad extraescolar

Los pediatras insisten en que a pesar de todos los beneficios que tiene apuntar a un niño a una actividad extraescolar, hay que tener en cuenta en primer lugar que el menor siga teniendo tiempo libre para jugar. Se debe asegurar un tiempo de ocio para recargar pilas, para fomentar la creatividad, para relacionarse con otros niños. Según estos profesionales, todo padre debe tener esto en cuenta a la hora de decidir si su hijo debe acudir a uno de estos lugares:

1. Que las actividades extraescolares dejen tiempo para jugar, y que la supervisión de los cuidadores no se convierta en una planificación continua que los cargue de obligaciones.

2.  Que las actividades estén orientadas a moverse, interaccionar con otros niños, aprender, mantenerse en forma y no a conseguir resultados y competir.

3.  Que sean apropiadas para la edad y que motiven al niño y que no supongan una sobrecarga en su ya apretada agenda escolar.

4.  Que al llegar a casa tengan tiempo para descansar, lo que puede implicar no hacer nada, que en ocasiones puede ser una actividad muy necesaria.

5.  Valorar actividades que se puedan hacer en familia. En ocasiones la agenda de los padres y de los niños impiden que puedan disfrutar de un rato juntos. En este sentido algunas prácticas como los cursos de cocina en familia permiten que puedan pasar más tiempo aún.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Actividades extraescolares

- Actividades extraescolares deportivas

- El ajedrez en el colegio, los beneficios en los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.