Ayudar a los hijos en los deberes de matemáticas puede ser perjudicial

Deberes de matemáticas
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Es entendible que los padres se preocupen por la forma en la que sus hijos resuelven los problemas de matemáticas, incluso cuando los pequeños son de corta edad. Por ello, es también entendible que traten de ayudarles. Sin embargo, es necesario que los padres reflexionen sobre cómo ayudan a sus hijos, pues esto puede ser perjudicial.

Según un nuevo estudio publicado en la revista Psychological Science, cuanto más nerviosos están los padres mientras tratan de ayudar a sus hijos con los deberes de matemáticas, más les perjudican. 

"Cuando los padres tienen una relación pobre con las matemáticas y frecuentemente ayudan a sus hijos con los deberes, los niños aprenden menos matemáticas", aseguran los investigadores en el estudio, que ha sido dirigido por el investigador Erin Maloney de la Universidad de Chicago (Estados Unidos).

Los padres y las matemáticas

En este sentido, los investigadores aseguran que "incluso cuando los padres son competentes en el tipo de matemáticas básicas de primer y segundo curso de primaria", este conocimiento no evita que acaben teniendo "sentimientos de ansiedad cuando se enfrentan a los deberes de matemáticas de sus hijos". Una tendencia, que de hecho, se cumple incluso en los padres altamente cualificados.

Para llegar a estas conclusiones los investigadores analizaron a más de 800 estudiantes de Illinois (Estados Unidos) en el comienzo y al final de su año escolar, midiendo sus niveles de ansiedad y de matemáticas. Asimismo, también se encuestó a los padres sobre su propia ansiedad con las matemáticas, con qué frecuencia habían ayudado a sus hijos con los deberes de esta asignatura y su nivel educativo.

Ansiedad por las matemáticas

Otra de las conclusiones del estudio es que no sólo afecta la ansiedad de los padres por las matemáticas, sino que es una combinación de dicho nerviosismo y el intento de ayudar a sus hijos en los deberes: el efecto de la ansiedad de los padres en los hijos no es estadísticamente significativo si los padres no se han involucrado en los deberes de matemáticas.

Para explicar esto, los investigadores mencionan diferentes posibles razones. Según explican en el texto, los padres con una anta ansiedad ante las matemáticas son propuesto a "mostrar negatividad general sobre el tema", un sentimiento que se transmite a los niños y hace que sus hijos se desmotiven sobre las matemáticas.

Otra de las posibles razones de que esto ocurra está ligada al miedo al fracaso que tienen los padres y que transmiten a sus hijos, criticando duramente cuando los hijos tienen dificultades para resolver los ejercicios matemáticos. Asimismo, los investigadores mencionan que también es posible que los padres hayan aprendido "formas inflexibles" para solucionar los problemas matemáticos que son diferentes a los que se enseñan en las escuelas actuales.

Un punto interesante de esta investigación es que el problema parece ser específico en matemáticas: los investigadores analizaron los niveles de lectura y esta relación con la ansiedad no se ha producido.

Con estas conclusiones en la mano, los autores del estudio argumentan que los padres no tienen por qué dejar de ayudar a sus hijos en las matemáticas, pero que deben hacerlo dando más apoyo a los niños y asesorándoles sobre la manera de hacerlo bien, tratando de no transmitir esa inseguridad o ansiedad que a veces se genera.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

- Smartick, la forma más divertida de aprender matemáticas

- Ayudarle a hacer los deberes no es ayudarle

- Una hora de deberes al día es suficiente

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies