Estudiar música: beneficios para los niños
Suscríbete a nuestra revista

Estudiar música: beneficios para los niños

Estudiar música: beneficios para los niños
Foto: ISTOCK Ampliar foto

La música ayuda a comprender la importancia de la concentración para aprender a estudiar; da paciencia al impaciente, que tendrá que practicar durante horas para que suene bien un instrumento; o, logra que un despistado consiga entender que, el fijarse en lo que está haciendo, disminuye el tiempo de esfuerzo y asegura el éxito en la tarea emprendida.

A la hora de educar, vas a encontrar una serie de aspectos más arduos de inculcar en tus hijos, por lo que debes aprovechar los recursos a tu alcance para transmitírselos de un modo fácil y natural para ellos. En este sentido, la música puede convertirse en el gran aliado para despertar las capacidades de tus hijos, así como para educarles en valores y virtudes que les hagan personas felices. El objetivo radica en ayudarles en la formación de su carácter.

La música facilita el terreno para inculcar la constancia, la generosidad y el amor al trabajo. Es un lenguaje más en nuestra comunicación y podría ser un lenguaje a tener en cuenta en todas las familias.

¿Cómo puede ayudar la música a los niños según su edad?

Los beneficios de estudiar música

1.  A los siete años, tu hijo se encuentra en una buena edad para descubrir los instrumentos en todos los sentidos. Practicarlos reafirma la personalidad, al sentirse reflejado en lo que está tocando y sacar de dentro la música, que le engrandece. Aquí no hablamos de superdotados, debes saber que educar el oído de un niño es igual que educar su habilidad para sumar o restar, si se asiste a clases de calidad y se concentra en su aprendizaje, se tendrá el mismo éxito.

2.  A partir de los 8 años, los niños comienzan a sentir la necesidad de ser ellos mismos, de sentirse independientes, por lo que nos encontramos en el momento ideal para infundirles seguridad en sí mismos. Hay pocas actividades que puedan posibilitar la autoafirmación tan bien y tan rápidamente como la música. Con ella tu hijo conseguirá demostrar que es capaz y, aprovechando el período sensitivo de la laboriosidad que abarca estas edades (desde los 6 a los 12 años), favoreceremos su desarrollo personal, autoafirmando su sentido del yo y dándole seguridad en sí mismo.

3.  Entre los 9 y los 11 años, tu hija/jo mejora sus habilidades musicales, deportivas y artísticas, fruto de su maduración. Es el momento del desarrollo de la capacidad auditiva en el cerebro, pues se terminan de conectar las terminaciones nerviosas del cerebro, proceso que se favorece con los estímulos musicales que recibe.

4.  A partir de los 11 o 12 años, en algunos momentos, sienten en su interior un gran desconcierto, surgen pensamientos y sentimientos que hacen que ni ellos mismos se conozcan. Con la música tienden a encontrarse consigo mismos, a identificarse con sus sentimientos. Una veces buscarán la música rock, que les trasmite fuerza, otras, la romántica que les da "sentimiento". Con la música conseguirán comunicarse con el mundo exterior y transmitir, aunque solo sea para ellos mismos, lo que están sintiendo y este ejercicio les ayudará a canalizar sus sentimientos, a organizar sus ideas o a desahogarse.

Acostumbrar a los niños a escuchar y hacer música desde pequeños, les facilita mucho la tarea de la comunicación.

Beneficios de la música

-   Mejora la concentración.
-   Hace interiorizar la constancia.
-   Aumenta la generosidad y ayuda al orden.
-   Refuerza al tímido.
-   Enseña el amor al trabajo y ayuda al estudio.
-   Reafirma la personalidad.
-   Ayuda a exteriorizar los sentimientos.
-   Facilita la comunicación.
-   Relaja al impaciente y estimula al tranquilo.
-   Infunden seguridad.
-   Ejercita la responsabilidad y la libertad.

La música, un arma contra la timidez

Los niños que estudian música y practican instrumentos, son capaces de manifestar más abiertamente sus ideas y mantener un criterio de opinión con mayor fuerza que los demás. Por tanto, con la música le das al niño mecanismos de defensa y autoafirmas su personalidad.
Si tu hijo es tímido, la música es un medio para vencer su timidez, para conocerse y sentirse contento consigo mismo. Además, el hecho de formar parte de una actividad conjunta (coro, orquesta, etc.), le da la posibilidad de entablar relación con otros niños, y el tener un fin común hace que los lazos de dependencia se afiancen. Dejará su individualidad para formar parte de un todo, en el que cada uno siente la importancia de su aportación al conjunto. El tímido gana en autoestima al formar parte de un grupo donde se cuenta con él y donde se le considera importante, pero sin hacerle egocéntrico.

En este sentido, la música ayuda a expresar el estado de ánimo de cada momento, por lo que es muy útil para los padres, pues al escuchar cómo interpreta, podremos deducir cómo se encuentra.

Constancia, orden y responsabilidad

Si algo caracteriza a la práctica de un instrumento es la constancia. El aprender a tocar un instrumento requiere horas de práctica y concentración. A los 7 años se encuentra en el período sensitivo de la constancia, responsabilidad, laboriosidad, afán de superación. Si la música requiere constancia y el niño practica un instrumento, a esta edad, él solo se convertirá en una persona constante. Experimentará él, con su libertad, que es verdad que el trabajo hecho poco a poco es un trabajo bien hecho.
Además, al utilizar la música en el proceso de aprendizaje, hacemos que mejore el pensamiento lógico de los niños y la memorización, por lo que también beneficiamos su estudio.

Estudio y concentración: las ayudas de la música

Para obtener éxito en el estudio uno de los factores fundamentales es la concentración, lo cual requiere un entrenamiento. Para practicar un instrumento hace falta utilizar varios sentidos al mismo tiempo, el cerebro del niño trabaja dando órdenes que requieren una coordinación simultánea. De ahí la importancia de practicar un instrumento entre los 7 y los 12 años, pues es cuando aprenden a estudiar, las técnicas de estudio y adquieren la capacidad de concentración, claves para un estudio profundo en etapas posteriores.

Estudiar muchas horas sin ninguna pausa, hace que el rendimiento sea menor al final del proceso. Si introducimos la música al principio del tiempo de estudio, la curva de la concentración aumentará más rápidamente. Además de la concentración, la música ejercita la memoria y la velocidad lectora, que facilita la asimilación y comprensión, consiguiendo que el estudio sea fructífero.

Aunque nuestra intención no es hacer niños superdotados, con la música les entrenamos a escuchar, virtud en desuso en un mundo lleno de prisas y ruidos; más tarde, se acostumbrarán a escuchar en silencio, a reflexionar, con todo lo que esto conlleva.

Consejos para padres

-  La música puede estimular o tranquilizar. Si buscas energizar a tus hijos, puedes hacer que escuchen la Sinfonía núm. 4 Romántica, de Bruckner, o el Concierto de Brandenburgo, núm. 2,4., de J.S.Bach. Por el contrario, cuando desees tranquilizarlos irá bien la Sonata Op.27 Claro de Luna, de Beethoven, o la Sonata en Mi bemol mayor, de Mozart.
-  La preadolescencia (10-12 años) se caracteriza por la necesidad de ser reconocido en un grupo. Con la música encontrarán una forma de reconocimiento, evitando la tendencia a la "uniformidad", propia ya de las relaciones adolescentes. En su singularidad encontrarán el reconocimiento necesario.
-  A los 10-12 años necesitan expresar lo que sienten, un buen entrenamiento es manifestarlo con una batuta dirigiendo una orquesta. Al ser capaz de exteriorizar lo que está escuchando, le ayudará a vencer la timidez y autoafirmarse.

En segundo de primaria es el momento de aprender las tablas de multiplicar. Muchos niños ante esta dificultad pierden el gusto al estudio, pues se aburren y no terminan de memorizarlas bien. Da muy buenos resultados recurrir a una cinta de música, en la que vengan cantadas todas las tablas. La letra de la música siempre atrae a los niños, por lo que se la aprenden sin gran esfuerzo.

Ana Aznar
Asesora: María Pilar Carrasco..Máster en Educación por el IEEE.

Te puede interesar:

- La música y el desarrollo en los niños

- La música mejora el aprendizaje del habla en bebés

La música y su importancia en el primer año del bebé

- 8 actividades musicales de ocio con niños

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)

Videos Destacados

Acoso escolar: cómo educar niños valientes

Los miedos de los niños por edades

La música y los niños: fuente de virtudes

Esta fábula infantil enseña a los más pequeños la importancia y el valor de la humildad
Con esta fábula, los niños aprenderán que lo importante es el esfuerzo y el resultado final, y no el tiempo dedicado a un trabajo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies