Cómo utilizar bien la televisión con nuestros hijos

Familia viendo la tele
Foto: ISTOCK Ampliar foto

La televisión se ha convertido en un medio de ocio cada vez más recurrido por los niños. Por tanto, el esfuerzo que debemos realizar los padres para guiar a nuestros hijos hacia una televisión como herramienta educativa es cada vez mayor. Determinar la calidad de lo que ven los niños puede influir en su posterior desarrollo.

Una investigación elaborada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre los niños y su forma de consumir la televisión ha revelado algunos datos como que del tiempo total que pasan los niños viendo televisión, solamente un 25% por ciento corresponde a programas infantiles; dos de cada tres padres españoles reconocen abiertamente a los encuestadores del CIS que no controlan lo que ven sus hijos; o que el 31,3% de los niños entre 4 y 12 años tienen televisor en sus dormitorios.

Los padres debemos ser conscientes de que hay contenidos televisivos que pueden ser inadecuados para los niños y por lo tanto debemos asumir la responsabilidad de elegir los más idóneos para cada edad.

7 consejos para utilizar mejor la televisión

Usar bien la televisión

1. No utilizarla como niñera: Muchas veces las tareas del día a día pueden superarnos y necesitamos que nuestros hijos estén entretenidos para acabar el resto de labores o simplemente descansar. En vez de recurrir a la televisión podemos probar a dejarles jugar a ellos solos, que desarrollen la creatividad.

2. Aprovechar sus posibilidades de comunicación y socialización: Es de aplicación tanto en la familia como en la escuela. Podemos poner breves fragmentos y hacer que los niños después nos cuenten que ha pasado, estimulando así su comprensión.

3. Ser capaces de seleccionar contenidos de acuerdo a los intereses de la familia: Muchas veces, y como es lógico, no nos pondremos de acuerdo en los programas que queremos ver en la televisión. Para ello podemos hacer turnos en el que cada miembro de la familia elija lo que prefiere ver de acurdo a sus intereses, siempre supervisado por los padres.

4. Diferenciar claramente los contenidos de la publicidad: Es importante distinguir ambos conceptos para poder tener una visión clara y una opinión propia acerca del mundo que nos rodea y nuestros valores. Es importante para los niños hacerles diferenciar también entre realidad y ficción.

5. Entenderla y conocerla: Para ver la televisión y entender lo que nos ofrece, primero tenemos que conocerla. Así podremos enseñar a nuestros hijos a verla de una forma educativa y positiva. Es importante ver la televisión con los hijos y aprovechar el potencial que tiene para crear una comunicación familiar en torno a los contenidos.

6. La televisión no debe utilizarse nunca como premio o castigo: Al hacerlo, la establecemos como árbitro de la vida familiar y transmitimos al niño una idea equivocada sobre su verdadera entidad.

7. Los niños tienen que dormir: La televisión no debe interferir en los horarios de sueño de nuestros hijos en los que, además, se concentran los contenidos menos indicados.

Transmitir valores a través de la televisión

Programas educativos como Barrio Sésamo o Dora la exploradora han dado lugar a enormes beneficios que se sustentan en el aumento de las habilidades para reconocer y nombrar letras u objetos, nombrar partes del cuerpo y reconocer formas geométricas. Los niños que ven estos dibujos suelen llegar con mayor disposición a leer y con mayor vocabulario. Además estos programas pueden enseñar a los niños a compartir, a cooperar, a ser más amistosos, a terminar las tareas que emprenden...

No obstante, la televisión por sí sola no es una buena compañía pero con la guía apropiada es, definitivamente, un excelente medio de comunicación y aprendizaje. Los padres debemos por tanto escoger los programas y regular el tiempo de permanencia. Con la presencia de un adulto y una buena elección de programas puede ser una fuerte herramienta educativa.

Debemos enseñar a nuestros hijos a ver la televisión analizando y siendo críticos con el contenido. La mejor enseñanza es el ejemplo, no podemos exigir a un niño que no se pegue a un televisor si nosotros los padres, nada más llegar del trabajo es ponernos frente al televisor. Tenemos que tener especial cuidado con los malos hábitos para que nuestros hijos no los repitan después.

María Rojas Sanabrias

Te puede interesar:

- Cómo enseñar a ver la televisión a los niños

- Más de un millón de niños ven la tele a partir de las 10 de la noche

Estos son los contenidos de televisión que prefieren los niños

- La creatividad en el desarrollo de los niños
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.