En los suspensos de los niños, ¿tengo yo la culpa?

¿Tengo Yo La Culpa De Que Mis Hijos Suspendan?
ISTOCK

"Le digo continuamente que estudie, que se ponga a hacer las tareas, que haga los deberes, que no pierda el tiempo. ¿Tengo yo la culpa de que los suspensos de mis hijos o de que saquen malas notas?" Pues quizás tengas que revisar cómo le vigilas y de qué manera le dices las cosas. Tienes que preguntarle el motivo de su falta de responsabilidad más que sermonearle o amenazarle.

Según el profesor Aquilino Polaino, catedrático de Psicopatología, los suspensos o el "necesita mejorar" de Primaria, están motivados por diversos factores: por falta de preparación en la materia, porque no se entiende con el profesor, porque no ha tenido la suerte suficiente en las preguntas que le hicieron en la última evaluación, porque esa materia no le gusta y se le ha atragantado y se bloquea cuando se pone a estudiar. También, puede estar causado por problemas personales: separación de los padres, discusiones fuertes delante de los hijos, falta de autoestima con los compañeros, problemas escolares etc.

Por eso, en lugar de amenazas, de humillaciones, "eres un vago, te lo venía advirtiendo, tienes que trabajar, te vas a quedar castigado", hay que tratar de poner remedio. Los sermones, los castigos, las malas caras, las correcciones en público, solo ocasionan que nuestro hijo se quede culpabilizado y confundido. Entonces, ¿cómo debo actuar para que saque buenas notas? Primero, hablando con nuestro hijo, sin tener miedo a preguntarle qué le pasa; segundo, pidiendo opinión a los tutores, y buscando soluciones; tercero, descartando posibles patologías como dislexia, hiperactividad, etc. 

Afrontar los suspensos 

Valorar a nuestros hijos solo por las calificaciones que obtienen es un tremendo error. ¿Sabías que también podemos sacar provecho de unas bajas calificaciones? Nos tiene que servir para conocer que le cuesta más y cómo vamos a poder ayudarle. Hay que afrontar el bajo rendimiento como un reto: "necesitas mejorar en velocidad lectora, pues vamos a trabajar" "Se te dan mal las matemáticas, no te concentras, pues vamos a ver como nos divertimos con los números". Así es como debemos afrontar las bajas calificaciones, y ayudar a nuestro hijo a superarse a sí mismo.

Una actitud cotidiana de algunos padres es examinarse con sus hijos: "tenemos un examen, hemos aprobado, hemos sacado notable". Según Aquilino Polaino, la familia no ha de examinarse con cada hijo. Son los hijos y solo ellos los que se examinan, nosotros podremos ayudarles, sin hacerles las tareas, ni sentarnos con ellos. Estamos para resolver dudas, para preguntarles la lección, para explicarles, pero allí queda nuestro deber. Tenemos que enseñar autonomía ante el estudio.

Castigos por sacar malas notas

Ni los castigos ni los sermones van a conseguir que se ponga a hacer las tareas con mayor responsabilidad y que pase de un "necesita mejorar" a un "situación destacada". Y si se sientan en su silla a hacer las tareas, será por miedo a la amenaza. Tampoco las amenazas "te vas a quedar castigado en tu cuarto toda la semana, sin salir, fíjate lo que te digo", sirven para que nuestro hijo cambie, lo único que produce es temor en el niño hacia nosotros.

Asimismo, las comparaciones con hermanos u otros niños no son buenas consejeras, lo único que ocasiona en nuestro hijo es sentimiento de culpa, rencor y dolor, porque se siente rechazado por sus padres. Hay que buscar el porqué de ese bajo rendimiento: si es porque ve demasiada televisión, porque está demasiado tiempo en el ordenador, con el móvil, porque se distrae con juegos etc.

Tendremos que ayudarle a cambiar hábitos y actitudes, a que consiga que le satisfaga el estudio, el trabajo bien hecho. Para conseguir que rinda a tope, siempre es mejor las alabanzas y educar en positivo: "Tu puedes, vamos a superarnos en la siguiente evaluación", "ya verás que contento te sientes cuando termines de hacer todas las multiplicaciones".

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: profesor Aquilino Polaino, catedrático de Psicopatología

Te puede interesar:

La utilidad de los deberes escolares de los niños

Cómo conseguir que rinda a tope

Las malas notas: ¿qué hacer cuando los niños suspenden?

- Llegan las notas, lo que nunca debemos hacer

Buenas notas: la importancia de la familia en el rendimiento escolar

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.