Mamás en forma: la importancia de entrenar en el embarazo

 

Mamás en forma: la importancia de entrenar en el embarazo

Contador
Entrenamiento en el embarazo
ISTOCK

El embarazo suele convertirse para muchas futuras mamás en una etapa de antojos y caprichos, con licencia para comer todo lo que no comerían habitualmente, porque ahora "tienen que comer por dos". A esto se une la falta de actividad física por el miedo a que el bebé pueda sufrir algún daño o por la falta de movilidad de la madre. Así, después del embarazo las mamás se encuentran con unos kilos de más que resultan mucho más difícil de perder que nueves meses antes.

La única manera de evitar que el cuerpo se transforme más de lo normal con un embarazo es cuidándolo desde el primer día. Si una mamá ya hacía deporte antes de quedarse embarazada, puede seguir haciéndolo, y la que no, no tiene ningún motivo para no empezar.

Además, también conviene consultar con algún experto qué tipo de alimentación llevar en el embarazo para no permitirse más antojos de la cuenta y evitar problemas con el hierro.

Para las mamás que se olvidan un poco de ellas o que sus cuidados se limiten a aceites y cremas para evitar las estrías, existen opciones mucho más baratas o gratuitas para cuidarse desde casa.

Entrenar en el embarazo

Para empezar a hacer ejercicio físico, basta con caminar, pero si además queremos entrenar y preparar el cuerpo para el parto, siempre están las aplicaciones que permiten ejercitarse sin salir de casa. Además, muchas de estas aplicaciones no solo se centran en los ejercicios, sino también en la preparación mental para el parto.

Se trata de sesiones prenatales que se pueden seguir a través de videos para realizar durante la mitad del embarazo y con una preparación más específica a partir de la semana 32, con el objetivo de mentalizar a la mujer para el parto. También es importante conocer qué ejercicios se pueden realizar durante el posparto.

Basta con realizar una tabla de ejercicios que duran entre 7 y 20 minutos, por lo que siempre se puede encontrar un hueco para que con una simple colchoneta convirtamos el salón de casa en un gimnasio. El objetivo de estos ejercicios es aumentar la movilidad y la fuerza y evitar la compensación del embarazo.

Las etapas del entrenamiento en el embarazo

La primera etapa es una fase correctiva con ejercicios de introducción para mejorar la técnica. Después llegan las sesiones de movimientos básicos para mejorar la compensación, el movimiento, la fuerza y evitar las lesiones. Una vez afianzados los ejercicios más básicos, toca introducirse en los movimientos combinados, con más intensidad, para activar el sistema cardiovascular.

El programa se completa con entrenamientos asimétricos y multiplanos para incrementar la coordinación y un conjunto de ejercicios de fitness de cara al posparto. Además, en las últimas semanas conviene centrarse en los ejercicios de movilidad y suelo pélvico, no solo para facilitar el parto, sino también la recuperación.

Los beneficios de hacer deporte se reflejan tanto en la madre como en el bebé. Si la madre hace ejercicio durante los nueve meses de embarazo, se reducen sus probabilidades de cesárea, de diabetes gestacional o hipertensión y le será más fácil mantener su peso. Por otro lado, el bebé de una madre deportista nacerá con mayor tolerancia al parto, menos cólicos y mejorará su desarrollo cerebral.

Noelia Fernández Aceituno
Asesoramiento: Equipo de Mammoth Hunters

Te puede interesar:

- 10 cosas que debes hacer antes de quedarte embarazada

Alimentación en el embarazo

La presencia del deporte durante el embarazo

- La gimnasia hipopresiva, lo último para una tripa plana tras el parto

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies