El segundo embarazo

Los cambios del segundo embarazo
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

El segundo embarazo cuenta con una gran ventaja para la madre, y es que ésta tiene más experiencia. Está mejor preparada físicamente y no le resulta tan dificultoso reaccionar y adaptarse a las circunstancias de su segundo embarazo. Además,  el nuevo embarazo cuenta con una ventaja y es que el trabajo de parto se acorta.

Cuando los padres descubren que viene otro hijo en camino, no sólo se llevan una inmensa alegría, sino que además cuentan con más preparación, que les aporta tranquilidad.

Padres otra vez

No hay duda de que el segundo embarazo se vive de una manera diferente, ya que los padres saben lo que les espera. Conocer el proceso que conlleva el embarazo permite a los padres, y especialmente a la madre, anticiparse y organizarse mejor, y también a vivirlo y disfrutarlo con mayor tranquilidad. No sólo la preparación psicológica es mayor; también a nivel físico la experiencia es diferente. Aún así, la madre debe tomar una serie de medidas importantes, sobre todo, en el caso de que su anterior hijo haya nacido muy recientemente.

Consejos para intervalos cortos entre embarazos

Si tu hijo ha nacido hace un año o menos y estás de nuevo embarazada, deberás seguir algunos consejos. Así, una vez confirmado el nuevo embarazo:

1. Se debe cortar la lactancia materna de forma inmediata en caso de que se le esté dando el pecho al bebé. El motivo es que cada vez que el niño mama, se producen contracciones en el útero que pueden provocar un desprendimiento placentario.

2. Tampoco se deben realizar extracciones de leche para dársela al bebé ni tomar medicamentos que anulen la secreción. El médico nos dará instrucciones para cortar la lactancia sin que haya lugar a problemas.

3. Gana peso poco a poco. Hay que tener en cuenta que la musculatura del suelo pélvico es aún débil tras el anterior parto y existe el riesgo de perder al niño debido a que dicha musculatura no puede sostener su peso. Por eso, aunque la madre esté experimentada, debe seguir las recomendaciones del ginecólogo tal y como hizo con el anterior embarazo. Sobre todo porque si el tiempo entre un embarazo y otro es muy reducido (menor o igual a 12 meses), pueden surgir complicaciones como la tensión elevada, diabetes gestacional, etc.

4. Riesgo por cesárea. Hay que valorar el riesgo que supone para el nuevo embarazo el hecho de que el anterior parto fuese por cesárea, siempre que entre uno y otro no hayan pasado más de 24 meses. Por eso, la madre debe seguir las indicaciones del médico y evitar coger peso desde el suelo, estresarse, no aumentar excesivamente de peso, no fumar, seguir una alimentación correcta, etc.

Cómo nos afecta el segundo embarazo

Existen muchos aspectos físicos que suelen coincidir en la mayoría de las embarazadas de su segundo hijo, pero otros no.

1. La barriga se nota antes. Si durante el primer embarazo, por ejemplo, no se les notó tanto la barriguita ahora, en cambio, ésta suele ser bastante perceptible desde los primeros meses.

2. Las nauseas, la sensación de somnolencia y el cansancio suelen presentarse antes.

3. Los movimientos fetales se perciben, a su vez, casi con un adelanto de cuatro semanas (en la semana 16) gracias a que los músculos del útero se suelen encontrar más estirados.

4. Durante el parto, las fases de dilatación y contracción son más breves, por lo que este proceso suele ser mucho más llevadero para la madre que en su primer alumbramiento.

5. Los entuertos o fase de contracción de la matriz, que se produce en los días siguientes al parto, aumentan considerablemente. Y es que, éstos suelen crecer en intensidad con cada nuevo alumbramiento.

Consejos para el segundo embarazo

- La experiencia es un grado. Ante un nuevo embarazo pensemos en que la crianza del segundo nos resultará un poco más fácil. No sólo dominaremos mejor la técnica del amamantado sino que, además, ya no nos pillarán tan de sorpresa sus lloros, quejas o pequeños problemas. El segundo embarazo suele ser bastante más fácil para la mayoría de las madres. Ya no sienten tanto miedo a lo desconocido y, además, el haber tenido anteriormente un niño reduce las posibilidades de que durante el parto sea necesario utilizar los fórceps, ventosas o, incluso, realizar una cesárea.
- Doble trabajo. Tener dos hijos implica más trabajo, más desvelos, más planificación familiar... pero todo ello suele verse compensado con creces por la satisfacción de ver a dos pequeños crecer juntos.
- Preparar al mayor. La llegada del nuevo hermanito debe prepararse con tiempo para evitar los celos. Si ya tiene edad para comprender nuestras explicaciones hablémosle mucho sobre lo que ocurrirá, cómo será cuando el niño esté definitivamente en casa, etc. Esto le permitirá afrontar el hecho con más seguridad.
- Planificación anticipada. Piensa en vuestras circunstancias personales y económicas ante una nueva maternidad. ¿Quién cuidará al nuevo pequeño? 

Si aún no estás embarazada, toma nota

Antes de lanzarte a la aventura de una nueva maternidad, no dudes en realizarte una revisión médica. Esto te permitirá saber, a ciencia cierta, como te encuentras físicamente para afrontar un nuevo embarazo. Sigue los consejos de tu ginecólogo.

Marisol Nuevo

También te puede interesar:

Los mitos de la barriga de la embarazada

La preparación al parto, ¿es necesaria?

Parto, dónde dar a luz, ¿hospital público o clínica privada?

Respiraciones de parto

La cesárea y los cuidados posteriores

Cómo evitar una cesárea innecesaria

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.