La importancia del vínculo afectivo de los niños alcanza hasta la edad adulta

Contador
Fomentar el vínculo afectivo en la familia tiene beneficios en el futuro.
ISTOCK

Una familia no es solo una convivencia. Estos hogares suponen una unión entre personas a través de un vínculo que tiene importantes consecuencias en el desarrollo de las personas. La presencia, o ausencia, de este cariño en los niños o entre los distintos miembros puede tener importantes repercusiones en el futuro de los mismos. Así lo explica Maite Urizar Uribe, psicóloga del Centro de Salud Mental Infantojuvenil de Barakaldo.

Urizar explica en uno de sus ensayos la necesidad de introducir este vínculo afectivo en los más pequeños ya que de él dependerá el comportamiento de los jóvenes al llegar a la etapa adulta. De esta forma se pueden prevenir multitud de trastornos durante la etapa de la adolescencia y otros problemas en la personalidad una vez formen su propia familia.

El vínculo afectivo entre padres e hijos

Urizar define el vínculo afectivo como "el lazo afectivo que aparece entre dos personas y que genera un marco de confianza en el otro y en la vida, en un contexto de comunicación y de desarrollo". Por otro lado, la psicóloga explica que el apego es "un mecanismo preprogramado que activa todo una gama de comportamientos posibilitando la vinculación del bebé con la madre".

La ausencia de ambos aspectos en el desarrollo de los niños ha sido definida por John Bowlby como "personalidades desprovistas de ternura". Algo que da origen a problemas de conducta en los jóvenes ante la ausencia de estos mecanismos que están presentes en cualquier bebé, que busca la seguridad en los brazos de su padre y más adelante un apoyo emocional.

A través del vínculo, los hijos consiguen:

- Mantener cerca un cuidador y un apoyo

- Un sentimiento de seguridad que promueve la exploración, algo importante en los primeros años de vida

- Regular las emociones

-Válvulas de escape para hacer frente al estrés

-Favorecer la sociabilidad

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Tipos de vínculo afectivo en las familias

No todos los vínculos afectivos son La conducta de los niños: problemas y trastornos difíciles de gestionary la apuesta de uno u otro en el seno familiar dará lugar a un carácter u otro que marcará la conducta del niño, y en el futuro, adulto. Estos son algunos ejemplos que pueden suponer la aparición de un trastorno en la personalidad de los más pequeños:

- Vinculo inseguro evitativo. Se trata de la ausencia, los padres actúan como si no pasa nada. Por ello el niño tiende a evitar situaciones que impliquen contacto o cercanía emocional. Se produce una desactivación prematura de las emociones.

- Vínculo inseguro resistente. Ante la ausencia del vínculo afectivo el niño llora y no se deja consolar por el extraño. Únicamente quiere ser cuidado por la madre y por ello cuando se ausenta se pone nervioso, da origen a una hipervigilancia de las personas a quienes quiere que termina dando lugar a actitudes posesivas.

- Vínculo desorganizado. Ante la ausencia del vínculo, el niño tiene conductas evitativas y ansiosas. Su personalidad se desarrolla mostrando comportamientos contradictorios, movimientos y expresiones mal dirigidas, incompletas. En su relación con la familia presenta miedo hacia la los padres e indicios de desorganización psíquica y emocional.

Damián Montero

Te puede interesar:

Crianza con apego: las 8 claves de la crianza natural

- Los beneficios del ‘piel con piel’

- La lactancia materna vale la pena

- 10 beneficios de los portabebés ergonómicos

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies