6 maneras de conectar a tope con tus hijos

Ideas para conectar con tus hijos
ISTOCK

Lo más importante en la crianza es la conexión con los hijos. Si logras una conexión fuerte y sincera, tus hijos te seguirán y querrán hacer lo mejor para ti y para la familia. Interiorizarán tus valores y prioridades y querrán ponerlos en práctica. Además, vuestra relación será fuerte y la educación será mucho más fácil porque estaréis todos conectados y en el mismo barco.

6 ideas para conectar a tope con tus hijos

Para buscar la complicidad con tus hijos, crear un clima de confianza, cultivar la amistad sin perder de vista que somos sus padres... puedes poner en práctica estas ideas para conectar a tope con tus hijos:

1. Revisa tu lenguaje corporal
Es importante que haya mucho contacto físico con tus hijos, tengan la edad que tengan. Cuando son bebés estamos muchas horas en contacto pero ¿qué ocurre cuando crecen, tienen actividades extra-escolares y se pasan las horas con los amigos o delante del ordenador?

También a estas edades es importante que te acerques a ellos, les acaricies el pelo, les des un beso cuando os cruzáis por el pasillo, os deis la mano al ir al colegio. Si tu hijo es mayor y no quiere que sus amigos te vean dándole un beso en la puerta del cole, propónle dárselo en la esquina anterior o dentro del coche, donde nadie os vea.

El momento de acostarse es excelente para acariciarlos y darles un pequeño masaje mientras le dices lo importante que es para ti y lo contenta que estás de que sea tu hija.

2. ¿Estás siempre dando órdenes?
A partir de una determinada edad, es frecuente que nos dediquemos a dar órdenes a nuestros hijos constantemten. "Recoge los zapatos", "apaga el móvil", "¿has terminado los deberes?", "date prisa que perdemos el autobús" son las frases que repetimos todos los días, y que hacen que nuestra relación con los hijos parezca la de una jefa y su subordinado.

Busca otra manera de dar las órdenes para aprender a conectar con tus hijos, una manera más divertida y que no señale siempre a tu hija. Te voy a dar varios ejemplos que puedes adaptar a tu día a día:

- En lugar de decir "recoge los zapatos", prueba a decir: "Veo uno zapatos fuera de su sitio. ¡Necesitamos que alguien los coloque en el zapatero a la de tres!"

- En lugar de decir "apaga el móvil", intenta esta fórmula: "¡Oh, no! Una vez más el móvil ha secuestrado a mi hija querida. Querido móvil, o dejas a mi hija en paz o tendré que ser yo quien te separe de ella a la fuerza".

- En lugar de decir "¿has terminado ya los deberes?", prueba con: "Veo que llevas mucho rato trabajando. ¿Necesitas ayuda para terminar o va todo bien?".

- En lugar de decir: "date prisa que perdemos el autobús", di: "¡Vamos a ponernos los pies de hacerlo todo rápido para que el bus no se nos escape hoy!".

3. ¿Qué momentos compartes con tus hijos?
Busca ratos a lo largo del día que os permitan conectar. No tienen por qué ser ratos muy largos ni excepcionales. La comida, el paseo al colegio o la hora de vestirse pueden ser momentos en los que aprovechéis para estar a gusto el uno con el otro.

4. Estate presente
¿Estás siempre con el móvil en la mano, viendo la tele o pensando en tus cosas? Cuando estés con tus hijos, intenta ESTAR. Pero no solo con el cuerpo: también con la mente. Deja tus preocupaciones en un rincón de tu mente (¡es difícil, pero se puede!), guarda el móvil (yo lo dejo en una caja de madera en la cocina, si suena lo oigo pero no lo consulto cuando estoy con la familia) y apaga la tele. Cuando estés con tus hijos, tienes que estar presente. No pasa nada si estáis en silencio, ¡compartir el silencio puede ser estupendo! Lo importante que es tú ESTÉS, y que tus hijos sientan tu presencia.

5. Escúchales sin juzgarles
Tus hijos tienen mil cosas que contarte. Muchas veces solo quieren eso: contártelo, sin que tú les tengas que decir si está bien o mal lo que han hecho o dicho. Sin necesidad de escuchar si ha sido algo especial, bueno, malo, regular. Solo quieren contártelo, compartirlo contigo. Escúchales de manera activa, con interés real y no les juzgues.

6. Risas, risas y más risas
Ríe con tus hijos todo lo que puedas. ¡Todos los días! Haz bromas, cosquillas y chistes. Ríete de tus errores, di tonterías* ¡reíd juntos! Os va a unir muchísimo, descargaréis tensión y* ¡lo pasaréis muy bien!

Amaya de Miguel. Fundadora de la escuela para padres Relájate y educa

Te puede interesar:

Claves para conectar con tus hijos

Cómo educar la inteligencia emocional

Claves para aprender a conectar con tus hijos
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.