La familia con hijos adolescentes

Cuando los hijos llegan a la adolescencia
THINKSTOCK

Cuando los hijos llegan a la adolescencia, la familia debe adaptarse a esta nueva situación. En esta nueva etapa del ciclo vital, los hijos dejan atrás la infancia y la preadolescencia, para vivir una nueva etapa de crecimiento y formación donde los padres deben exponerse a nuevos retos y aprender a tratar a sus hijos adolescentes.

La nueva identidad de los hijos adolescentes

Durante la transición de niño a adulto, el adolescente pasa por un proceso crítico importante que es la formación de su identidad. En esta etapa surge en ellos la pregunta: ¿quién soy? Y para responderse a esta pregunta tan importante es la valoración del autoconcepto, es decir, de la imagen que tienen de sí mismo, como la percepción que de ellos tienen los demás y, en este último caso, los padres juegan un papel muy importante. 

Entre los principales retos a los que deben enfrentarse los padres cuando sus hijos llegan a la adolescencia destacan:

1.   El trato que dan a sus hijos. Aunque es difícil, conviene evitar confundirles tratándoles unas veces como a niños pequeños y en otros momentos como a adultos. Es importante reconocer que nuestro hijo/a ya no es el niño/a al cual se le decían las cosas y las obedecía sin hacer preguntas, ahora tiene más conciencia de sus emociones, pensamientos y sentimientos, y aflora un sentido crítico.

2.  Disipar la idea de que los adolescentes son un problema. Para ello, es conviente educar a los adolescentes en la responsabilidad para que ellos mismos sean conscientes de sus propios actos. En esta etapa de vida, el joven se enfrenta a muchos cambios, no solo físicos, sino también emocionales que afectarán a las relaciones con sus padres y hermanos. La vinculación con los padres ya no es ni será la misma.

Qué hacer cuando los hijos llegan a la adolescencia

Las tareas que se presentan en esta etapa para los padres con hijos adolescentes son:

1.   Flexibilizar los límites: tratar de ver al adolescente como alguien que está en proceso de cambio, desarrollo y que viene de otra etapa de vida anterior (la niñez). Los límites que estaban establecidos en la niñez deben cambiar y adaptarse a los nuevos cambios del adolescente. Por ejemplo, en los horarios de estudio o en las salidas con los amigos.

2.   Comprender: que no es un adulto, sino un adolescente con muchos cambios en proceso, que busca la independencia, y que en ese proceso se puede ver expuesto a las amistades negativas y a algunos vicios como el alcohol, el tabaco, la sexualidad... ante los que debe tener recursos de actuación.

3.   Favorecer el proceso de adaptación a los cambios propios de la edad, haciendo todo lo posible por colocarse en el zapato de sus hijos adolescentes y ver lo que ellos ven. Es recomendable buscar momentos para compartir con ellos, escucharlos, valorar sus acciones y reconocer todas las cosas buenas que realicen.

4.   Respetar sus ideas, opiniones e iniciativas: si como padres tratamos de imponer nuestras ideas y opiniones, sin explicaciones o negociaciones, la consecuencia puede ser que el adolescente se aleje de la familia.

5.   Negociar las reglas: durante la infancia, los padres ponían las reglas y decidían. Pero con los adolescentes no debe ser igual. Si los adolescentes ayudan a definir las nuevas reglas y los límites, para ellos será más fácil respetarlas y asumir las consecuencias de no cumplirlas.

Jeymi Febles. Psicóloga Clínica, Terapeuta Familiar y de Pareja. 

Te puede interesar:

- Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas

- La adolescencia: una etapa incomprendida

- Los adolescentes y la responsabilidad

- La comunicación en la familia

- Cómo organizar planes familiares

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.