Permiso de paternidad, otro de los temas pendientes en conciliación

El permiso de paternidad tiene que mejorar según un estudio
Foto: ISTOCK Ampliar foto

Queda mucho camino por recorrer hasta conseguir la tan ansiada conciliación. Por mucho que esta palabra de cuatro sílabas se diga tan rápido, está costando hacerla real. Permitir que los padres puedan compaginar trabajo y cuidado de un bebé es algo que está al alcance de pocos adultos. Por parte de la mujer ha habido importantes avances, si bien todavía parecen insuficientes, pero en el caso del hombre aún queda mucho por hacer.

Así se recuerda en el estudio Los permisos parentales como instrumentos para la igualdad de género, realizado por la Universidad Autónoma de Madrid. En este trabajo se han expuesto las virtudes de mejorar la flexibilidad de los horarios en el caso de los hombres y la protección de su puesto de trabajo una vez que llega un niño a su vida.

Permisos remunerados

Este estudio refleja que desde que se incluyeron los permisos de paternidad, tres de cada cuatro padres han disfrutado de por lo menos dos semanas cuidando de sus hijos. Sin embargo hay que diferenciar entre el tiempo que conceden las empresas y que es remunerado, y aquel en el que se tiene que sacrificar dinero (excedencias y reducciones de jornadas laborales).

Según los datos del estudio, en el caso de las mujeres el nivel de excedencias es 10 veces mayor que en el de los hombres. Se pone de relevancia que es el hombre quien asume la responsabilidad de mantener un sueldo durante los primeros años de vida del bebé y la mujer quien más se sacrifica a nivel laboral.

Esta tendencia se debe a que en el caso del hombre el temor a perder el trabajo por usar estas excedencias es mayor. Únicamente se recurre a los permisos que la Ley reconoce a los padres. El miedo a quedar atrás en un posible proceso de promoción también hace que los papás no hagan uso de este tiempo para el cuidado de sus hijos.

Un cambio necesario

Por este motivo el padre debería estar más protegido por Ley. Se precisa de un planteamiento más radical para que los padres puedan quedarse solos y cuidar de sus hijos. Esto contribuirá a que el bebé también tenga alguien a su cargo cuando su pareja ha agotado su permiso y se ha reincorporado al trabajo. Los responsables de esta investigación explican que está comprobado que esta alteración supondría también un paso importante en la igualdad de género.

Estos expertos también explican que en la actualidad estamos asistiendo a un cambio de tendencia que se ve en todo el mundo y en el que cada vez más el padre se implica en el proceso de crianza. Pero hay asuntos que todavía no valora la Ley, como por ejemplo los casos en los que un autónomo sea padre. Este tipo de trabajadores suele ser más castigado en sus empleos ya que no pueden permitirse faltar a una jornada laboral puesto que supondría pérdidas.

Los investigadores señalan que esto también supone que aquellos padres que no pueden pasar este tiempo con su hijo terminan por tener un vínculo menor con sus niños. Algo que es muy importante para su desarrollo personal y que haría que las mujeres también tuvieran mayor facilidad a la hora de cuidar a sus hijos.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La paternidad como fuente de felicidad

- El retraso de la paternidad en las parejas

El permiso de paternidad genera temor en el 30% de los padres

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.