Firma Invitada

Discotecas, un tipo de ocio con riesgo

El peligro de las discotecas para los chicos
Foto: ISTOCK Ampliar foto
Por Carmen González, oficina del Defensor del Menor
correo

Los padres tenemos la obligación de abrir a nuestros hijos otro tipo de ocio, convencerles que hay mucho tiempo en la vida para ir a discotecas y poco tiempo para disfrutar de las capacidades físicas que se tienen a esta edad para practicar el deporte, por ejemplo. Una tarde de sábado con un sol maravilloso no es el mejor momento para encerrarse en una discoteca y por eso, conviene negociar las salidas noctunas de los hijos adolescentes.

Las discotecas son una alternativa más de ocio para los chicos y, por lo tanto, tienen que cumplir una forma de diversión saludable, no favorecer ni el consumo de alcohol, ni de tabaco ni la promiscuidad.

La Policía vigila la salida de estos locales, y se suelen realizar inspecciones en el interior de los mismos. Las discotecas tienen la responsabilidad de velar también por la seguridad de los menores. La oficina del Defensor del Menor actúa como mediadores en muchas discos Light.

Fotos en la discoteca

La Agencia de Protección de Datos considera que un chico de 14 años tiene la madurez suficiente para autorizar de forma voluntaria la publicación de su imagen siempre que no le perjudique. En primer lugar, los encargados de sacar la foto tienen que pedir permiso a los chicos, pero sobre todo, tendrían que solicitar la autorización firmada de los padres.

En cualquier caso, los padres tenemos la patria potestad para exigir la retirada de una foto de nuestros hijos publicada en Internet. Además, si cualquier persona ha publicado una imagen de una chica o chico que les perjudica, puede hasta emitir una denuncia en Fiscalía.


Desde el punto de vista educativo, tenemos que inculcar a nuestros hijos para que preserven su intimidad. Publicar una foto en Internet es abrir tu privacidad a todo el mundo de manera indiscriminada. No sabemos a qué ojos está expuesta.


Chicos que entregan pases

Los responsables de las discotecas tendrían que tener una autorización escrita de los padres para que sus hijos puedan ejercer estas prácticas semi-laborales. Desde un punto de vista educativo, un niño se puede centrar solo en esta actividad y dejar otras más importantes, perjudicando su desarrollo madurativo. Además, a aquellos chicos que dejan sus datos en Internet para entregar esos pases, algo que puede arriesgar su seguridad.

Promiscuidad

Detrás de unas relaciones sexuales tempranas hay muchos problemas asociados, como los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. No podemos trivializar estas prácticas, no se trata de juicios morales sino de velar por la salud física y psicológica de los adolescentes.

Te puede interesar:

- Discotecas: el descubrimiento de los adolescentes

- La inmadurez en los jóvenes

- Cómo negociar las salidas nocturnas de tu hijo adolescente

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies