Firma Invitada

Defender a la familia

Defendiendo a la familia
Foto: ISTOCK Ampliar foto
Por José Ramón Losana
correo

La familia, especialmente en España, es la institución más valorada por los ciudadanos con indiferencia de su estatus social. También es el fundamento y origen de cualquier civilización, el núcleo de solidaridad más intenso, el ámbito de formación y educación de la persona y en donde los valores fundamentales de tolerancia, de generosidad, de servicio, de respeto a la libertad y a la dignidad de los seres humanos, son adquiridos.

La familia es también el garante del desarrollo armónico, sostenible de nuestra sociedad. Todos debemos proteger, defender y promocionar la familia. Deben facilitarse los recursos económicos necesarios para que cada proyecto familiar pueda ser una realidad gozosa, que no quiere decir fácil, ni cómoda, ni ajena a problemas y renuncias. Cuando decidimos crear una familia no podemos hacerlo en un marco hostil, en una sociedad indiferente a la familia y mucho menos en ausencia de una legislación positiva para ésta.


La familia, como institución, requiere una protección económica real y justa y, hoy más que nunca, precisa también protección jurídica.


Evidentemente hablo de la familia natural, basada en el matrimonio de un hombre con una mujer, contraído con libertad y responsabilidad. Este modelo de familia es el que, al margen de cualquier ideología, necesita el bien común, el que da estabilidad a la sociedad, el que confiere derechos y obligaciones entre los esposos y padres e hijos, el que asegura el relevo generacional; todo en base a un compromiso duradero, de amor y de servicio entre los miembros de la familia.

Existen otras realidades convivenciales que merecen no ser discriminadas, pero son diferentes, distintas, y justicia no es dar a todos lo mismo, sino a cada uno lo que le corresponde. No existen varios modelos familiares; existen, y por ello hay que regular sus obligaciones y derechos, realidades convivenciales que siempre han existido.

Siempre ha habido y habrá, madres y padres solteros, y esta realidad tiene ya su protección jurídica; siempre ha habido y habrá, personas de distinto sexo que conviven juntas, sin contraer matrimonio, en el ejercicio de su libertad, que todos debemos respetar, pero no son matrimonio, porque así lo desean; siempre ha habido y habrá personas del mismo sexo que conviven juntas, tienen derecho a hacerlo y nadie lo debe poner en duda, pero tampoco son matrimonio. No debe ser esta capacidad fisiológica, propia de todo ser animal, también del hombre, la que otorgue carta de naturaleza a los deberes y derechos que les son propios y debidos al matrimonio, defendido en la casi totalidad de las Constituciones, incluida la nuestra.

Defender a la familia, es defender la vida, es defender el progreso, es defender el futuro es defender la justicia, el bien común. No podemos relativizar a la familia, sería tanto como relativizar nuestra existencia.

Te puede interesar:

- Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas

- La comunicación en la familia

- Diez mitos sobre el matrimonio

- Los 10 consejos del Papa Francisco para cuidar el matrimonio

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies