La influencia del clima en los resultados de los exámenes

La temperatura tiene una gran influencia en el resultado de los exámenes.
ISTOCK

Aprobar un examen depende en gran medida de la preparación del temario que se pregunta en el mismo. No obstante, no se pueden negar la influencia de otros factores como el descanso previo, el nerviosismo con el que se enfrenta esta prueba o incluso la temperatura que marca la jornada en la que el estudiante afronta este reto.

Esta es la conclusión que han alcanzado investigadores de universidades estadounidenses como Harvard, Ucla y Georgia. Un trabajo donde queda patente que la temperatura juega un papel muy importante el rendimiento y en el resultado que el estudiante tiene el día del examen.

Calor peor que frío

El estudio fue realizado siguiendo de cerca el rendimiento de distintos estudiantes a lo largo de un periodo de 13 años. Los resultados tras este seguimiento mostraron que los climas en las zonas más frías del norte y las zonas con suaves promedio mucho del sur presentaban mejores notas medias que en las ubicaciones calurosas.

Las evidencias de este estudio demostraron que la exposición acumulativa al calor inhibe el desarrollo de habilidades cognitivas. Los investigadores calcularon que por cada aumento de 0,55 grados en la temperatura media durante el año, se producía una caída del 1% en el rendimiento del alumno en los exámenes.

A medida que las temperaturas subían por encima de 21 grados los alumnos presentaban mayores problemas de concentración durante el examen y se acentuaban dichos efectos una vez que las temperaturas subían por encima de los 32 grados. Una llamada de atención en la que se sugieren medidas como por ejemplo la instalación de equipos de aire acondicionado o ventiladores en las zonas de estudio o el adelanto de las pruebas a horas en las que el calor no sea demasiado.

Claves para aprobar exámenes

Aunque no se pueda controlar la temperatura, sí que existen otras claves que el alumno puede manejar y conseguir una mayor posibilidad de éxito en estas pruebas:

- Nada de dejarlo para el final. Es mejor ir día a día que darse un atracón a medida que se acerca el examen.

- Dormir bien la noche de antes. El descanso es importante para tener la mente fresca antes de presentarse a un examen.

- Mejor ir con tiempo a la convocatoria de examen. Es mejor ir con tiempo para evitar problemas y además conseguir relajarse antes de enfrentarse a la prueba.

- Leer antes de contestar. Mejor saber qué se está preguntando antes de responder.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Cómo superar la ansiedad en los exámenes

- Exámenes: consejos para la noche anterior

- Para aprobar, hay que dormir

- 6 técnicas de estudio claves para aprobar los exámenes

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.