La salud mental del universitario, cómo cuidarla

Contador
El estado mental de los universitarios puede resentirse durante el curso.
ISTOCK

Cuando nos referimos a la universidad, hablamos de educación superior. Uno de los niveles más exigentes de todo el sistema de enseñanza que prepara a los jóvenes de cara a una profesión que requiere de conocimientos científicos y técnicos. En definitiva, una carga de trabajo que puede hacer que el estudiante se vea superado por las circunstancias haciendo que su salud mental se resienta.

Si bien no hay que dejar de lado las responsabilidades de este nivel de enseñanza, hay que saber cuidad la salud mental del estudiante. Mantener un equilibrio entre compromisos y relax. Por ello, desde la American Academy of Pediatrics se dan una serie de consejos para que los alumnos de la universidad no se vean superado por las circunstancias.

No olvidar la vida social

El ser humano es social por naturaleza. Pero los estudios pueden aislar a los universitarios de sus amigos haciendo que acaben enclaustrados en sus escritorios rodeados de libros. Pero hay que tratar de dedicar un breve tiempo a actividades tan sencillas como tomar un café, comer juntos o acudir a la biblioteca en su compañía para aprovechar los descansos y fortalecer este componente.

La soledad es un sentimiento muy malo para el estudiante que sólo añade otro problema más a la vida de este alumno. Además, una amistad también acompañará al joven en los momentos peores, en donde se vea abrumado y necesite ánimos. Algo especialmente recomendable para aquellos que residan en otras ciudades y no tengan a nadie cercano para contar sus problemas.

Aceptar el cambio

Iniciar la universidad supone un cambio, especialmente para aquellos que se trasladan de ciudad: una nueva residencia, nuevas personas, nuevas reglas del juego, otro sistema de educación. Alteraciones que también se encuentran en el anterior domicilio cuando se visita a los padres. Este sentimiento de morriña puede alterar al joven en su día a día y hacer que frase en sus estudios.

Estos son algunos consejos para solventar esta situación:

- Hablar con otros amigos sobre esto. Es muy probable que ellos sientan lo mismo y que entre todos encuentren la solución

- Mantener contacto con los familiares y amigos del lugar de origen para ver que no se han perdido, Pero ojo, hay que asegurarse de establecer nuevas relaciones en la universidad.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Días de tristeza

Habrá días en los que el estudiante se sentirá triste o desanimado, especialmente cuando las presiones de la universidad se incrementen: entregas de trabajo, exámenes finales, etc. No hay que dejarse sobrepasar por estos momentos, en estas situaciones hay que tomarse un tiempo y hacer algo para distraerse algo que te haga sentir bien: tomar un café con amigos, hacer algo ejercicio, leer un buen libro, etc.

Pero más grave es que en algunas ocasiones la tristeza puede convertirse en depresión. Una enfermedad grave que requiere tratamiento rápido. Para ello es muy importante atender a los posibles síntomas:

- Estado de ánimo triste.

- Sentimientos de desesperanza, impotencia, inutilidad o culpa.

- Pérdida del gusto por cosas que generalmente disfrutas.

- Problemas para dormir.

- Problemas para comer.

- Poca energía, cansancio extremo, falta de concentración.

- Síntomas físicos, como dolores de cabeza, dolores de estómago o dolores corporales que no responden al tratamiento.

Damián Montero

Te puede interesar:

7 claves del éxito en la universidad

- Nueve consejos para empezar en la universidad

- Las 10 mejores universidades españolas en producción científica

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies