El modelo sueco, líder en sillas de seguridad infantil
Suscríbete a nuestra revista

El modelo sueco, líder en sillas de seguridad infantil

Sistemas de retención infantil
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

La seguridad de los niños en el coche es un tema cada vez más estudiado e investigado. Concretamente, Suecia lidera este ámbito por ser el país con menos tasa de mortalidad infantil al volante. En la convención realizada por la Fundación Pons y Aesleme, se destacó la relevancia del modelo sueco gracias a los resultados fiables de sus sillas de seguridad para niños.

Es obligatorio en nuestro país y en la mayoría de los países europeos llevar un sistema de retención infantil instalado en el coche para los niños menores de 12 años, aunque las exigencias pueden variar de un país a otro. Cristina Barroso, consultora de Sistemas de Retención Infantil SRI en la convención y portavoz en España del modelo sueco de seguridad vial nos habla de las características de este nuevo avance llevado a cabo por el país escandinavo.

El modelo sueco y sus diferencias con el resto de países europeos

Según Cristina Barroso "el aspecto más importante del modelo sueco es que miden la carga del cuello de los niños de menos de cuatro años. Consideran que es la parte del cuerpo más vulnerable para ellos por tanto son los únicos que lo miden, esto no es una diferencia con respecto a España sino con el resto de países de dentro y fuera de Europa".

Otro de los aspectos característicos es que solo en Suecia los niños hasta los 4 años van de espaldas a la marcha, a partir de los  4 años van de frente como  en el resto de países.  "Eso sí, ellos se aseguran muy bien de cómo ponen el dispositivo para que el niño vaya adecuadamente sujeto", afirma Cristina Barroso.

El modelo sueco establece así distintas recomendaciones dependiendo de la edad de los niños, ya que otra de sus diferencias con respecto a España y otros países europeos es que el criterio que siguen los sistemas de retención infantil es la edad, mientras que en el resto de países se mira el peso:

1.  Los niños menores de cuatro años deben viajar por recomendación de las autoridades y del país con menos índice de mortalidad infantil del mundo como es Suecia, de espaldas a la marcha.

2.  Los niños mayores de cuatro años deben viajar en dispositivos de grupo 2 3, con respaldo mientras sea posible y hasta que alcancen el metro 50 de altura. En caso de que el niño no alcanzase esta altura pero no cupiese en la silla, se le pasaría a aun dispositivo 2 3 sin respaldo, para mantener la posición elevada con respecto al cinturón de seguridad y proteger el abdomen.

Qué zonas del cuerpo protege el modelo sueco

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Según Cristina Barroso "Cuando el niño es inferior a cuatro años hay que proteger la cabeza, el cuello, el tórax y el abdomen. La única forma de protegerlo es situar al niño de espaldas a la marcha, porque así la cabeza no sale disparada al punto de impacto que es hacia donde iría si fuese de frente, al no moverse la cabeza el cuello no se estira y al ir de espaldas a la marcha el arnés no presiona el tórax y la pelvis tampoco se ve presionada por encima de la resistencia del cuerpo del niño".

Por otro lado, otro de los objetivos que siguen los sistemas de retención infantil suecos es proteger la pelvis de los niños ante el impacto y el tirón del cinturón de seguridad. Los adultos tienen la pelvis desarrollada hasta el punto que las crestas iliaca pueden retener el cinturón de seguridad y mantenerlo sobre la pelvis, que es el hueso más fuerte de nuestra anatomía. En cambio, el niño no desarrolla estas crestas iliacas hasta los 12 años por lo que necesita de un dispositivos que proteja esa zona porque el por sí solo no lo puede hacerla ser tan pequeño.

Ana Vázquez Recio

Asesoramiento: Cristina Barroso, consultora de Sistemas de Retención Infantil SRI

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)

Videos Destacados

Padres o profesores, ¿Quiénes influyen más en la educación infantil?

Trucos para que las TICs no nos roben tiempo

Cómo aprender a educar a los hijos: la conducta y el comportamiento

Esta fábula infantil enseña a los más pequeños la importancia y el valor de la humildad
Con esta fábula, los niños aprenderán que lo importante es el esfuerzo y el resultado final, y no el tiempo dedicado a un trabajo.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies