Mujeres, ¿por qué ellas viven más que los hombres?

 

Mujeres, ¿por qué ellas viven más que los hombres?

Por qué las mujeres viven más que los hombres
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

Las mujeres españolas gozan de peor salud que los hombres, pero viven 6 años más. Concretamente, España está entre los países donde las mujeres viven más, con una media de 85 años, sólo por detrás de Japón, donde alcanzan los 87 años, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque la mujer española goza de peor salud que el hombre, en comparación con las europeas, parte de unos parámetros saludables bastante buenos: fuma menos (pese a que va en aumento), bebe menos alcohol, cada vez hace más ejercicio físico y, sobre todo, con 85 años, tiene la mayor esperanza de vida de toda la Unión Europea. 

La esperanza de vida para los hombres es más elevada en Islandia, donde los varones viven 81 años de media. En este ranking, España no aparece entre los diez primeros países por esperanza de vida entre los varones, y actualmente se sitúa en los 79 años. 

¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?

Existen diversas causas que explican la brecha de 6 años que existe entre la esperanza de vida masculina y la femenina. ¿Por qué los hombres viven menos que las mujeres en un país desarrollado como España? Por una combinación de causas sociales, de hábitos de vida y, probablemente, de factores biológicos

1.   Avances médicos. Actualmente, fallecen muchísimas menos mujeres por los riesgos derivados del embarazo y el parto, gracias a los avances de la medicina.

2.   Prudencia. Las mujeres huyen del riesgo y son más prudentes que los hombres. Así entre los jóvenes mueren muchos más hombres que mujeres. Y es que el riesgo acorta considerablemente la esperanza de vida masculina. Entre los 15 y los 34 años, fallecen algo más del doble de hombres que de mujeres.

3.   Suicidio. Las estadísticas revelan que el suicidio es la principal causa de muerte no natural entre los jóvenes. En esta estadística también hay más hombres. 

4.   Tasa de mortalidad. Los hombres superan a las mujeres en la tasa de mortalidad. Los varones encabezan la tasa de mortalidad en las 15 principales causas de muerte, a excepción de la enfermedad de Alzheimer, que causa más muertes entre las féminas.

5.  Cuidado personal. Las mujeres se cuidan más que los hombres, pero además también cuidan más las relaciones personales. En general, tienen una red social más amplia que los hombres, y en este sentido, diversos estudios han demostrado que la esperanza de vida es más larga cuanto más apoyo social se tiene.

6. Hábitos de vida. Los hombres hacen más ejercicio físico que las mujeres, pero sus hábitos de vida son, en general, peores.

7. Atención médica. Ante un problema de salud, los hombres tardan mucho más en ir al médico que las mujeres.

Las mujeres viven más, pero con peor calidad de vida

Las mujeres son más longevas

Es un hecho que las mujeres viven más, pero también que lo hacen con peor calidad de vida que los varones. Algunas de las razones por las que las mujeres gozan de peor salud son:

1. Las enfermedades cardiovasculares y el cáncer de mama representan los principales problemas de salud entre los 45 y los 65 años. En estos 20 años, la mujer tiene que cuidarse y vigilarse más porque es el periodo de tiempo con más riesgo de enfermedades.

Y es que entre los 45 años y los 65, las mujeres concentran más problemas de salud, ligados al riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares, cardiopatías isquémicas y cáncer de mama, que representan las principales causas de enfermedad grave entre las mujeres.

2. El cáncer de pulmón ha aumentado considerablemente, debido al consumo de tabaco que crece, cada vez más, entre la población femenina.

3.  La discapacidad. En el transcurso de estos veinte años las mujeres españolas tiene un porcentaje menor de discapacidades que el resto de las europeas. Sin embargo, a partir de los 65 años, la situación cambia y las españolas las superan en patologías con algún problema de discapacidad. El 40% de las españolas mayores de 65 años sufren alguna forma de discapacidad, producida principalmente por problemas derivados de la osteoporosis.

4. Dolores menstruales. También existen problemas de salud exclusivos de las mujeres relacionados con el ciclo menstrual, desequilibrios hormonales que alteran la armonía del ciclo ovárico y consecuencias patológicas de los trastornos de la menstruación como anemias o el síndrome premenstrual severo. Además, hay otras enfermedades, que aunque no sean exclusivas de las mujeres son más prevalentes en este sexo como los dolores osteomusculares, los trastornos de la tiroides y de la alimentación o la obesidad.

5. Hipertensión arterial. Es uno de los problemas de salud más frecuentes entre las mujeres. Su control es necesario porque está íntimamente ligado a las enfermedades cardiovasculares que representa la primera causa de muerte en el mundo occidental. La prevención de la hipertensión arterial y su control una vez diagnosticada, es fundamental y el ginecólogo desempeña un papel fundamental en el caso de las mujeres, ya que es el profesional que sigue su salud durante gran parte de su vida.

6. Control de la obesidad. La obesidad es uno de los factores de riesgo cardiovascular más importante.En nuestro país, al igual que en el resto de regiones desarrolladas, el número de personas obesas está creciendo. En concreto, más del 36% de las mujeres entre 35 y 64 años sufre de obesidad, afectando directamente a su salud.

Una de las mejores prevenciones es adoptar hábitos de vida saludables como una dieta adecuada, rica en cereales y controlada de grasa, ejercicio regular de 30 minutos diarios, mantenimiento de un peso óptimo, consumo moderado del alcohol y abstenerse de fumar.

Más depresión entre las mujeres

Las desigualdades sociales afectan a la salud física y mental de la mujer. Un 9% de las españolas sufre depresión, casi tres veces más que los hombres. Y es que una de las causas más señaladas es el estrés que esta creciendo de manera considerable entre la población femenina. Factores como demasiados cargas en el hogar y el trabajo, ser madre soltera, el cuidado de los niños y padres ancianos, además de influencias hormonales, genéticas, ambientales, ciertas características psicológicas y de personalidad y sobre todo eventos endocrinos y reproductivos, son otros que originan estrés y depresión.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

- Estos son los 60 consejos que una mujer de 60 tiene que decir a otra de 30

- Las diez caras del cáncer de mama

- Ventajas de ser mujer: la longevidad

- Embarazo semana a semana

- Anemia: ¿cómo detectarla y cuál es la mejor dieta para ella?

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies