Los grandes cambios en tu vida cuando tienes un bebé

Madre con bebé
THINKSTOCK

Tener un bebé es una de las mayores alegrías de tu vida. El fruto de vuestro amor es ese ser tan pequeño y frágil que ahora sostenéis en los brazos y que os cambiará la vida por completo. Habrá cambios físicos en el cuerpo de la madre, y una gran cantidad de muebles nuevos en casa, pero estos no serán los únicos cambios que viviréis a partir de ahora. Te contamos algunos otros.

Desde el mismo momento que sabéis que sois padres algo cambia en vosotros, aunque no sepáis identificarlo. Todo el mundo lo dice, "ser padre me ha cambiado la vida", "Hay que ser padre para entenderlo"... y vosotros lo estáis experimentando. Es cierto que los cambios son casi infinitos, y todos para bien, aunque algunos sean más difíciles, como tener que hacer frente a nuevas dificultades y decisiones que antes no existían.

Seguramente ya estéis experimentando algunos de esos grandes cambios y estéis viendo cómo vuestra vida da un giro maravilloso... gracias a ese bebé tan lindo que acaba de llegar o está en camino. Estos son algunos de esos cambios en vuestra vida.

Tener un bebé, un cambio radical en tu vida

1.- Desorden. Si eres de las perfeccionista por la limpieza, pronto te darás cuenta: las cosas no pueden estar pulcramente limpias y ordenadas, y no pasa nada. Habrá más desorden, juguetes por todos lados, ropa sucia que se acumulará, y tendrás que aprender a vivir con ello. Por supuesto, no es ignorarlo, sino no agobiarse e ir limpiando poco a poco.

2.- Fuerza. De repente, te das cuenta de que eres más fuerte de lo que crees. Muchas madres lo comparan con el sentimiento de "leona": estás preparada para defender a tu "cachorrito" de cualquier peligro.

3.- Prioridades. Ya no hay nada más importante que vuestro bebé, y eso se nota en el día a día: en la ropa que lleváis, en los lugares que elegir para ir a dar un paseo, en las cosas que compráis... lo primordial, a partir de ahora, es vuestro bebé y su bienestar.

4.- AMOR. Sí, escrito con mayúsculas, porque descubrirás un amor tan fuerte que creerás que te "explota" el corazón. Parece que no podrás querer a nadie como a ese bebé que acaba de nacer... ¡pero claro que sí!

5.- Empatía. Desde el momento en el que sois padres, comenzaréis a comprender y empatizar mejor con los vuestros propios, un aprendizaje que seguirá durante toda la vida conforme vuestros hijos vayan creciendo y recordéis lo que tuvieron que hacer vuestros padres para criarlos sanos. Agradecérselo ahora será una buena muestra de amor hacia ellos también.

6.- Imaginación. Por supuesto que hay personas más imaginativas que otras, pero parece que un "plus de imaginación" llega a todos los padres desde el momento en el que lo son: hay que inventar juegos, cuentos, historias y manualidades para entretener a los pequeños, según vayan creciendo, y tú aprendiendo con ellos.

7.- Tareas eternas. En este divertido vídeo hablábamos de por qué las madres nunca terminan las tareas del hogar... y precisamente este es otro de los grandes cambios en casa: las tareas no acaban nunca. Esto al principio os dejará agotados y exhaustos, pero será un ritmo de vida al que pronto os acostumbraréis.

8.- Carpe Diem. Otro de los grandes cambios en la vida será el que os enseñe a aprovechar el día a día y cada minuto. Desde una ducha relajante hasta los momentos en silencio, pasando, por supuesto, por los pequeños espacios de tiempo en los que la pareja podáis disfrutar de tiempo a solas. Momentos para atesorar.

9- Conversaciones. Es cierto, otro de los cambios en tu vida tendrá que ver con tus conversaciones, y esto es algo que se relaciona con todo lo anterior: a partir de ahora, la mayoría de tus conversaciones serán de niños, sus gracietas, tus dudas, los consejos propios y ajenos... ¡criar a un hijo es toda una ciencia!

10.- Adiós a las uñas largas y complementos en exceso. Aunque esto es algo que depende de cuán presumida sea la madre, lo común es que todas se corten bien las uñas: ¡hay que tener especial cuidado con la piel del bebé y podemos darle un arañazo! Así mismo, cada complemento que llevemos encima (pulseras, pendientes, collares) serán el objetivo de nuestro bebé, por lo que pronto aprenderéis a llevar las mínimas imprescindibles.

Ángela R. Bonachera

Te puede interesar:

- 10 cambios que experimentará tu cuerpo después del embarazo

- El emotivo vídeo en el que unos hombres descubren que son padres

- Vídeo: por qué las madres no acabamos las tareas

<
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.