La infertilidad y su impacto emocional

Quedar embarazada es más difícil con estrés
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

Angustia, desesperanza, incertidumbre y frustración. Son algunos de los sentimientos que padecen las parejas que deben hacer frente al deseo de tener un hijo y tienen dificultades para concebirlo. Los especialistas recomiendan centrarse en el problema y en sus posibles soluciones y mantener una actitud positiva.

Querer formar una familia y no poder tener niños, puede hacer que muchas personas sientan que han fallado en sus vidas. Suele suponer una autentica crisis para las personas que lo padecen y para sus parejas, siendo el impacto emocional mayor en las mujeres, que muestran mayor grado de infelicidad que los hombres a la hora de afrontar la infertilidad.

Entre el 25 por ciento y el 65 de los pacientes sometidos a tratamiento de fertilidad registran, en algún momento del proceso, síntomas como ansiedad, estrés, depresión, desesperanza, culpabilidad y una baja autoestima. Estos datos están recogidos en la Guía de evaluación, consejo, apoyo e intervención psicológica en reproducción asistida, elaborada por la Sociedad Española de Fertilidad (SEF). Por este motivo, la SEF considera indispensable que se incluya en el tratamiento un soporte psicológico para las parejas desde el primer momento. 

Cómo sobrellevar la infertilidad

- Tener un problema de fertilidad implica crisis. Debes de reconocer el problema y admitir cada uno de los desafíos por los que te vas a tener que enfrentar. Haz frente a tus emociones y acéptalas para poder superarlas. Reconocer el problema es clave para las parejas.

- No te culpes a tu misma. Resiste la tentación de enojarte contigo misma con pensamientos negativos, solo servirá para empeorar las cosas. En lugar de culparte a ti misma, mira hacia delante y piensa cómo vas a manejar la situación de la mejor manera. Debes de recordar que un problema de infertilidad no tiene nada que ver contigo.

- Trabaja con tu pareja. Debéis de ayudaros mutuamente en este tiempo, y para nada, echarse la culpa el uno al otro por no poder concebir al niño.

- Infórmate. Lee todo lo que puedas e infórmate acerca de los problemas de fertilidad, cuanto más sepas menos dudas tendrás y mejor podrás hacer frente al problema.

- Intenta un equilibrio entre optimismo y realismo. Está bien ser optimista, pero siempre alrededor de la realidad. No te hagas demasiadas ilusiones si tus esperanzas no son realistas, ya que en caso de fracaso, la decepción será aún mayor. Recuerda que, la mayoría de las parejas que lidian con problemas de fertilidad no logran tener un hijo biológico y, por lo general, deben acepar el seguir con sus vidas.

- Cuídate buscando nuevos intereses. Hacer un tratamiento de fertilidad es duro, tanto físicamente como psicológicamente es un proceso agotador. Por eso es importante que continúes disfrutando de algunas de las actividades o pasatiempos que más te gusten. Puedes salir a dar paseos al aire libre, escuchar tu música favorita, disfrutar de películas o simplemente mimarte. Busca cosas que te ayuden a desconectar y a no centrar toda tu atención en la fertilidad. Recuerda que la risa es la mejor cura hacia los problemas.

Noelia de Santiago Monteserín

También te puede interesar:

- 10 cosas que debes hacer antes de quedarte embarazada

- Causas de la infertilidad en la pareja

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.