Trucos para un buen fondo de armario en tiempos de crisis

Vestir con elegancia en tiempos de crisis
ISTOCK

Uno de los efectos secundarios de la recesión económica es que nos arreglamos más, cosa bastante lógica por otra parte, porque como dice el refrán "a mal tiempo buena cara". Y es que solo faltaría vernos horribles para hundirnos del todo. Vestir bien y con estilo es un arte y a veces, el dinero no lo es todo.

La crisis económica, de la que no acabamos de salir, se nota en las tiendas de moda y en la ropa. La cosa no está nada fácil. El diseño, la calidad de los materiales y hasta la cantidad de tela ha sido lo que más ha sufrido. Los fabricantes tampoco se apiadan de nuestros pobres bolsillos y lejos de abaratar, o nos dan gato por liebre y lo que antes era malo ahora es peor, o nos saquean la tarjeta de crédito.

Trucos para vestir con estilo en tiempos de crisis            

1. Intercepta ropa que vayan a desechar. No es necesario hacer guardia delante de los despachos parroquiales esperando las bolsas de ropa usada de las ricachonas de la zona, ni ponerte con la caña de pescar en los contenedores de "ropa para África" pero si tus amigas o tus familiares te ofrecen ropa que ya no necesitan, recíbelas con una amplia sonrisa. A veces puedes encontrar cosas que para ellas son un horror porque están hartas de verlo y para ti son auténticas joyas. ¿Qué todo es espantoso?, pues al contenedor, no se van a enterar nunca.

2. Monta una fiesta de intercambio de ropa con tus amigas. Sólo vale la ropa en buen estado que ya no nos ponemos porque, o bien no es de nuestra talla, o nos hemos cansado de ella. Resulta muy divertido soltar lo que ya no queremos y cambiarlo por algo nuevo para renovar nuestro fondo de armario.

3. Frecuenta tiendas baratas (y buenas) en relación calidad precio. Rebuscando siempre en cuentas algún que otro soplo de aire fresco.

4. Los mercadillos. Son el nuevo grito en shopping; cada vez proliferan más, a veces son benéficos, otras caseros y otras veces los organiza una firma, con excedentes de stock, algunos merecen la pena y otros no, si te haces asidua, ya les iras cogiendo el tranquillo, eso sí, en cuanto te enteres, plántate allí el primer día porque la gente arrasa. ¿Los mejores? Los que te enteras por el boca a boca.

5.  ¿Y los outlets?. Dan un poco de pereza por su lejanía, pero merecen la pena si buscas algo de marca. No todo lo que encuentras es morralla, o ropa súper cara rebajada, cada vez hay más marcas de ropa en los outlets con prendas de calidad a buen precio que pueden hacerte el apaño.

Cómo hacer un buen fondo de armario en tiempos de crisis

Cómo hacer un buen fondo de armario en plena crisis

No te deprimas, en el fondo, vivir con lo imprescindible nos hace más felices. Tener un buen fondo de armario nos permite combinar lo clásico con los detalles actuales. Aquí tienes algunos trucos infalibles para montarlo:

- Tira de básicos: no es momento de tener atestado el armario de variedad de prendas y estilos diferentes. Limita los colores e invierte en prendas de fondo de armario que sean muy combinables entre sí. Aunque te veas muy austera- piensa que el minimalismo es lo último, y que en estos tiempos que corren la austeridad es elegante, el exceso, cuando todo el mundo se está apretando el cinturón, si no es vulgar, es recochineo.

- Saca partido a los complementos: son asequibles, pueden darte ese aire que te falta y sobre todo, hacerte sentir que estrenas algo que siempre anima.

- Busca calzado multifunción: nunca es bueno escatimar dinero en zapatos, por eso, aunque solo puedas tener un par busca que sean combinables con todo. Si eres de botas, por ejemplo, piensa en unas de medio tacón que puedas llevar tanto con falda, como con leggings o incluso por dentro del vaquero, para darles otro aire. Si tu estilo es más arriesgado, unos botines te pueden hacer el mismo apaño. Si eres más de zapatos piensa que unos de tacón abotinado los puedes llevar igualmente con falda -con media del mismo color para que no te acorte la pierna- como con pantalón.

- Cuida especialmente la ropa: la lavadora, la secadora y la plancha la estropean mucho; trata de evitarlas - si no es necesario claro, no es cuestión de que vayas como un pergamino u oliendo a chamusquina-. 

Marina Echánove. Estilista y escritora. Autora del libro Tu estilo. Las claves de la elegancia, la feminidad y la distinción, de Editorial Palabra.

Te puede interesar:

- Cómo vestir en casa

Vestir bien en la adolescencia: un arte que enseñar y aprender

- Cómo seguir la moda sin ser esclavo de ella

- Los colores de tu ropa, ¿qué dicen de ti?

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.