El 65% de los niños utilizan calzado de una talla por debajo de la correspondiente

El calzado en niños en ocasiones puede causar dolor.
ISTOCK

Aunque estén en los pies y apenas se los ve a lo largo del día, zapatos, zapatillas, chanclas o sandalias juegan un papel muy importante en las personas. Un calzado cómodo y adecuado es necesario para evitar problemas que abarcan desde el dolor en estas extremidades hasta una mala postura a la hora de caminar.

Siempre es mejor optar por la comodidad frente a otros aspectos como por ejemplo si un calzado es bonito o es el que está de moda en la actualidad. ¿Están bien equipados los pies de los más pequeños? Según una encuesta realizada por BlitzResults esto no sucede ya que muchos niños portan un calzado con una talla por debajo de la correspondiente.

Más de la mitad no portan el calzado adecuado

Como ya se ha dicho, los datos de esta encuesta revelan que más de la mitad de los niños no utilizan un calzado adecuado a la talla que les corresponde. En concreto, un 65% utiliza uno artículo más pequeño de lo recomendado. Los números que ofrece esta encuesta destacan que 47% utiliza sólo una talla por debajo y el 18% dos o más de lo que sería beneficioso.

Por el contrario, el 35% de los niños sí presentaba un calzado de una talla adecuada y un 1% utiliza uno con espacio para que puedan crecer sus pies. Los responsables de esta investigación recuerdan la importancia de que la zapatilla o el calzado no quede ajustado, sino que permitan cierta holgura para permitir el movimiento normal de la extremidad del niño.

También se recomienda no dejarse llevar por la talla vista en el calzado. Siempre es aconsejable que el niño se pruebe lo que se va a comprar y que de unos pocos pasos antes de llevárselo a casa. Esta es la única fórmula de saber si esta adquisición va a ser adecuada o si por el contrario va a terminar causando daño a los pies de los niños.

Tal y como señalan desde BlitzResults, el 99 % de los niños nacen con los pies sanos. Sin embargo, solo un tercio conserva estas extremidades sanas al llegar a la edad adulta. Entre los motivos que dan lugar a esta situación, la primera es la utilización de un calzado por debajo de la talla recomendada.

Consejos para comprar calzado infantil

¿Cómo asegurarse de comprar un buen calzado infantil? Desde el Hospital Sant Joan de Déu se dan los siguientes consejos a los padres:

- Recordar que durante los primeros 10 años el crecimiento del pie del niño es exponencial por lo que es útil revisar una vez al mes si el zapato le ha quedado pequeño.

- Comprobar que el dedo más largo del pie, normalmente el primero, aunque a veces es el segundo, quede a 1,5 centímetros de la puntera.

- Introducir sin demasiado esfuerzo el dedo índice entre el talón y el zapato. En especial al comprarlos ya que la talla puede variar de un fabricante a otro.

- Tener en cuenta que los dedos de los niños son muy elásticos, por lo que si el zapato le va pequeño, sus dedos se comprimirán y no le harán daño, pero, aunque no se queje, puede provocar problemas en el crecimiento natural del pie.

- Inspeccionar el pie, vigilando que no haya zonas enrojecidas debido al roce constante o a la presión que el zapato pueda ejercer.

- Las compresiones, mientras el pie se está osificando, provocan deformaciones importantes. Ante la duda, mejor unos zapatos un poco grandes que unos ajustados.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Zapatos de bebé, cinco modelos divertidos para aprender a andar

- Primeros pasos, los zapatos ideales para los niños

- Aprender a andar, los primeros pasos del bebé

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.