Cómo aprenden los niños: así funciona su cerebro

Cómo aprenden los niños: su cerebro
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

El desarrollo del cerebro humano se realiza especialmente en las primeras etapas de la vida, favorecido por la capacidad de asombro de los niños, por su curiosidad, puesto que son su "motor" de aprendizaje. También se construye con los estímulos de la vida cotidiana, en un ambiente lleno de cariño, como es la familia.

El desarrollo cerebral de los niños

La formación del cerebro de los niños se realiza desde la gestación, y es consecuencia de la multiplicación de neuronas y de la formación de conexiones o sinapsis entre ellas. Los genes determinan el patrón y funcionamiento básico de circuitos cerebrales, pero también influyen las hormonas, sobre todo, en la adolescencia, donde hay una elevación muy considerable.

Ya desde el embarazo, aparecen cambios según el entorno, la relación con los demás, cómo nos afectan, el ambiente, el propio comportamiento, el sonido de la voz..., que van moldeando el cerebro del bebé.

Cuando el niño ya está en la cuna, con los tiempos de sueño, comidas, higiene, paseos..., hay un crecimiento neuronal, y se forman múltiples ramificaciones en las mismas. Y cuando va creciendo, con horarios, rutinas diarias, hábitos, situaciones familiares..., a base de ejecutar unas acciones, sucede lo mismo: hay una gran explosión de ramificaciones.

Por eso, hace falta acompañarles en su crecimiento, ir guiando su aprendizaje,respetando sus ritmos naturales,y ayudarles a descubrir el mundo, en un ambiente inmerso en cariño. El periodo más importante para ello es hasta los 12 años, que es un periodo de formación de innumerables sinapsis.

Es necesario dejarle conocer las cosas, aprender desde el "interior" de su persona, acercarse a la naturaleza, apoyarnos en la belleza, contar con sus ritmos de crecimiento, su tranquilidad, su inocencia, sus tiempos de descanso, de juegos, para que vayan conociendo las cosas, y relacionándose con los demás. Porque siempre miran todo con "ojos nuevos"... Es preciso no darles todo hecho, no interferir en el proceso natural de desarrollo.

El proceso de maduración del cerebro de los niños

A nivel de lóbulos cerebrales, lo primero en madurar son las zonas parietales, que coordinan más el movimiento. Por eso, les encanta moverse, y es necesario. Posteriormente, las zonas sensoriales, y más tarde la zona cognitiva y emocional, con el sistema límbico.

Lo último en madurar en el cerebro es la corteza prefrontal, lo más específico de cada persona, con sus conexiones, base del pensamiento propiamente dicho, control de impulsos, la toma de decisiones, el juicio, etc. Y esto se finaliza a los 25 años más o menos. 

Por eso, el cerebro adolescente no ha terminado de madurar: son todo emociones, pero el control de ellas, la toma de decisiones, es todavía inmadura. No podemos dejarles solos ante algunas situaciones.

Podemos aprovechar este conocimiento del desarrollo neurológico, en la educación de los hijos, en su maduración, para favorecer las sinapsis adecuadas que le van a ayudar durante toda su vida. Porque las acciones del día a día, crean hábitos, con sus correspondientes sinapsis y conexiones entre zonas, y estos hábitos modelan elcarácter de cada persona, con sus singulares fortalezas también, si las sabemos estimular.

Cómo aprenden los niños: el funcionamiento del cerebro

Se trata de dejar que los niños puedan sorprenderse de las cosas que ven, de la realidad, permitir su curiosidad por lo que le rodea, dejar volar la imaginación, la creatividad, y enseñarles de acuerdo a cada edad. Y siempre, guiados por el sentimiento de saberse queridos.

La "edad de oro" para el aprendizaje sucede antes de los 8 años. Lo que más le gusta a un niño es moverse libremente. Cuantas más oportunidades de movimiento, de conocimiento experiencial, de ejercicio físico, tenga, mejor. Y cuantos más sentidos emplee, mejor conocerá el mundo que le rodea y mejor desarrollará sus capacidades, gracias a esa fase sensitiva de la maduración cerebral.

También podemos enseñarles a tener hábitos saludables, porque en estas edades, aparecen los periodos sensitivos, en los cuales es muy fácil adquirir unos valores humanos, como el orden, la sinceridad, atender a los sentimientos, pensar en los demás, el valor del esfuerzo, de la voluntad, la resiliencia, la generosidad, la responsabilidad, la empatía... etc.

Y es muy importante la relación con otras personas, no solo de la familia, sino también con amigos, porque un amigo es mucho más enriquecedor que cualquier juguete. Siempre, insisto, sabiéndose muy queridos. El cariño que les demos es el artífice de su buen desarrollo.

Por otra parte, el juego es importante en su vida, desde que nace. Todo lo aprende por vía afectiva, mediante el juego y podemos aprovechar para hacer gimnasia cerebral con ellos. Para él, todo es juego, o se transforma en juego: aprende jugando, juega aprendiendo, disfruta jugando. La vida es juego, y mediante el juego aprende las reglas de la vida.

María José Calvo. Autora del blog Optimistas educando y amando

Te puede interesar:

- 10 ejercicios de gimnasia cerebral para niños y adultos

- La danza: así beneficia a nuestro cerebro

- Las 8 inteligencias de los niños: juegos para potenciarlas

- La concentración y atención de los niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.