Los beneficios de las clases de música para los niños

 

Niños

Los beneficios de las clases de música para los niños

Contador

Las actividades que un niño puede realizar para educarse son muchas y no todas se practican en el colegio. El tiempo libre por las tardes puede ser aprovechado para buscar algún ejercicio extraescolar con el que mejorar las capacidades de los más pequeños: deportes, culturales, danza... Son varias opciones las que se presentan y que se pueden elegir.

Un ejemplo son las clases de música con las que el niño podrá aprender a manejar un instrumento. Estas lesiones ofrecen más beneficios de los que a priori pueden parecer ya que no solamente enseñan la melodía, otras capacidades del menor mejoran gracias a la práctica de esta actividad.

Beneficios de las lesiones de música

- Mejora el nivel académico. La música hace que el cerebro del niño se ponga en marcha y que esté más propenso a aprender otros conocimientos. El entendimiento de otras materias como las Matemáticas se incrementa en aquellos menores que acuden a clases de música. Además el nivel de memoria también crece y de este modo la habilidad para guardar datos se eleva.

- Mejora la coordinación. Los instrumentos obligan a los niños a realizar la nota adecuada en el momento preciso para cumplir con la partitura. Esto hace que el cerebro del menor y sus extremidades tengan que coordinarse. La motricidad fina mejora y eso se nota en otros aspectos de la vida del pequeño.

- Mejora las habilidades sociales. Pocas clases de música dejan al niño solo. Habitualmente quienes acuden a estas actividades están en compañía de otros menores y a menuda conforman pequeñas orquestas. Una gran oportunidad para que los hijos se relacionen con personas de otras edades y hagan nuevas amistades con las que poder ampliar su grupo y nunca olvidarse.

- Incrementa la paciencia. Un instrumento musical no se domina en un día. Requiere de mucho tiempo y esfuerzo. Una buena forma de transmitir el valor de la paciencia y hacer que los más pequeños entiendan que para conseguir una meta es necesario trabajar en ello y esperar el tiempo necesario hasta tener éxito. Cuando se consiga, se valorarán mejor los resultados.

- Aprenden disciplina. Los niños tienen que seguir las instrucciones del profesor de música para aprender a tocar un instrumento. Al mismo tiempo tienen que esforzarse por seguir un ritmo de trabajo con el que practiquen habitualmente y con el que consigan sus objetivos. Con estas actividades los niños se llevan una buena lección de lo que es la disciplina.

- Aceptar críticas. El aprendizaje no es fácil y en ocasiones las cosas saldrán mal, por lo que el niño tendrá que aceptar una pequeña crítica sobre su nivel que tendrá que saber encajar para poder alcanzar sus objetivos. Asimilar que habrá ocasiones en las que falle es muy importante para saber reponerse de los errores y tener éxito en el futuro.

Damián Montero

Te puede interesar:

- La música y el desarrollo en los niños

- La música mejora el aprendizaje del habla en bebés

La música y su importancia en el primer año del bebé

- 8 actividades musicales de ocio con niños

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies