Habitaciones infantiles: un espacio para soñar

Decoración de la habitación infantil
Foto: ISTOCK Ampliar foto
correo

Las habitaciones infantiles deben ser consideradas como el espacio más vivo y seguro de toda la casa. Estableciendo un perfil, la habitación del bebé y de los niños debería ser un lugar en el que predominase la simplicidad , la amplitud, alejado de la cocina y del cuarto de baño, bien iluminado y con una temperatura y humedad adecuadas en todo momento.

Si bien para los adultos, el dormitorio no es más que el lugar para descansar, para un bebé, primero y para un niño/a después, supone mucho más. Su cuarto puede llegar a constituir un verdadero mundo de posibilidades y experiencias, que pronto querrá explorar y que determinará su desarrollo durante los primeros meses de su existencia. Por esto mismo, es fundamental que en su habitación encuentre estímulos, diversión, comodidad... y -sobre todo- seguridad.

Compras imprescindibles para decorar habitaciones infantiles

Sin embargo, cualquier papá novato, ante la gran noticia de la llegada de un bebé, puede dejarse arrastrar por mil compras de muebles aparentemente indispensables que, a la larga, terminan no siéndolo tanto.

Cambiador, bañerita, moisés, puntillas... cualquiera de estos ingeniosos, funcionales y estéticos inventos puede resultar de gran ayuda, pero no serán lo fundamental. El bebé pronto tendrá que gatear, no cabrá en la bañerita, ensuciará todo lo que pille en su camino...

En principio podríamos necesitar:

- Cuna grande, de 1.20x0.60 metros aproximadamente. Es preferible que la altura interior de la cuna, en la posición de somier más baja, no sea inferior a 60 cm. Y situada en la posición más alta a 30 cm. para que el niño no salga de ella trepando.
Para los primeros 4 ó 6 meses es aconsejable el uso de un moisés, donde el bebé se encontrará más arropado.

- Cómoda. Dependerá de nuestras preferencias, pero debemos tener en cuenta que si no mide más de un metro de altura, es estable y con superficie amplia, podremos cambiar al bebé allí.

- Armario. Los cajones deben tener topes para que no salgan completamente.

- Estantería fija a la pared o baldas, donde "proteger" las cosas que el pequeño no debe alcanzar.

La experiencia de muchas madres aconseja evitar desembolsos que luego se conviertan en estorbos. Mejor será pararnos a reflexionar antes de dejarnos llevar por el impulso de compra.

Habitación de bebé

Decorar la habitación infantil aprovechando espacios 

Antes de tirar la casa por la ventana buscando tendencias para decorar la habitación de tu bebé, es fundamental tener cierto sentido prácitco. Cualquier mesa o cama puede servir de cambiador, si extendemos sobre ella un pequeño edredón plástico, por ejemplo. Y tampoco, salvo para aquellos que no puedan agacharse, es imprescindible la bañera plegable.

Cuando el bebé sea muy pequeño, servirá el lavabo, y luego podremos recurrir a la bañera, utilizando un aro con ventosas que impida al niño sumergirse por entero.

Los accesorios repletos de encajes para usos concretísimos y específicos también pueden terminar siendo un engorro.

En la habitación infantil, comodidad ante todo

Habitación de niño

Para decorar la habitación, no debemos perder de vista que, por encima de todo, se trata de su cuarto, y debe estar cómodo en él. Es más importante, por tanto, que los muebles estén sujetos a la pared, y que tenga espacio suficiente para revolcarse y gatear, a que tenga un número infinito de juguetes o peluches de tamaño natural.

Quizá podamos emplear un rato en pasear nosotros mismos a gatas por su habitación, explorando todos los peligros que debamos neutralizar. En cuanto esté en condiciones para ello, será bueno que el niño tenga libertad de movimientos dentro de su cuarto y que pueda ir a su aire cuando está en él.

El niño ha de sentirse realmente a gusto en su cuarto, y este debe reunir condiciones para despertar su interés y su curiosidad, según en el momento que se encuentre de su desarrollo, cosas que le interesen y le enseñen.

Sin caer en la cursilería ni en un refinamiento excesivo, es importante que en su habitación prime también la armonía, colores suaves y cálidos, que combinen, figuras simpáticas que despierten su curiosidad cuando pueda fijarse en ellas...

Consejos para organizar una habitación infantil

1.  Elige siempre por cortinas resistentes al fuego, cortas y sin lazos o cordones. En cuanto crezca un poco, nuestro hijo podría tirar de ellas si llegase a alcanzarlos.

2.  Evita que la temperatura del cuarto del niño no sea excesiva e impide que se convierta en una sauna. Lo ideal es que se mantenga entre 20º y 24º de día y entre 16 y 20 por la noche.

3.  No pongas a su alcance demasiados juguetes a la vez, para no marearle. Si posee muchos, se los iremos rotando cada 2 ó 3 semanas. El resto los quitaremos de su vista.

4.  Procura que la habitación cuente con una ventana que propague luz natural y una iluminación artificial acogedora y segura.

5.   Decora las paredes preferentemente con tonos cálidos y lisos (salmón, rosa, amarillo claro...). En caso de emplear pintura no deberá ser tóxica.

6.  No abuses de los elementos decorativos que puedan acumular demasiado polvo (peluches, encajes, alfombras de pelo...). Recordemos que los bebés son extremadamente sensibles a este tipo de agentes.

7.  Siempre que puedas pon música en la habitación del niño. Esto nos permitirá alegrar, estimular y relajar al niño en cada momento del día.

8. Para los suelos elige materiales seguros, no resbaladizos, cálidos, resistentes y fáciles de limpiar. Si ponemos una alfombra recordemos fijarla con cinta adhesiva para que el pequeño no se resbale peligrosamente por el cuarto.

Cristina Álvarez

Te puede interesar:

- Los muebles indispensables para la habitación de tu bebé

- Los principales gastos del bebé y trucos para ahorrar

Claves antes de comprar una cuna para tu bebé

- Compañeros de habitación en casa

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.