Juegos para estimular la atención de los niños

Juegos para mejorar la atención
ISTOCK

La atención del bebé y del niño pequeño no es voluntaria ni selectiva, sino que depende del entorno más o menos rico y variado y de la cantidad de estímulos que se dan en el ambiente y depende en general del estado de su organismo. La atención de los niños se debe trabajar en los momentos en que se encuentren despiertos y tranquilos. Si se aplica un estímulo en un momento en el que el niño no se encuentra receptivo, el estímulo simplemente no tiene efecto.

Factores determinantes de la atención

Normalmente, la atención del adulto se trata de un acto voluntario que pone en relación su percepción de la realidad con su acción y con sus motivos y necesidades personales. Suele ser una atención selectiva, de manera que el sujeto selecciona únicamente la información que le interesa. Además es activa y no pasiva: es el sujeto quien va en busca de la información. Aunque según los estudios anteriormente mencionados, se ha demostrado que procesamos más información de la que en un principio parece que atendemos.

Por otro lado, la atención del bebé y del niño pequeño no es voluntaria ni selectiva, sino que depende del entorno más o menos rico y variado y de la cantidad de estímulos que se dan en el ambiente. La atención en el bebé es expectante, y depende en general del estado de su organismo y, más concretamente, del grado de activación o alerta de su corteza cerebral. La atención en el bebé consiste más bien una atención "a la espera", abierta a los estímulos capaces de despertar su interés.

Juegos y actividades para estimular la atención infantil

Existen juegos y actividades variadas que podemos realizar con nuestros hijos para despertar su atención e interés. Atentos:

Juegos para estimular su atención visual:
- Láminas, cuentos, imágenes y rimas 
- Juegos educativos de asociación de imágenes iguales, descubrimiento de semejanzas y diferencias entre dibujos aparentemente iguales
- Identificación de un objeto escondido entre muchos (por ejemplo, libros de "¿Dónde está Wally?")
- Juego del veo-veo
- Memorización espacial de los objetos de una habitación
- Juego del pollito inglés, dominó, tangram, puzzles, juegos de ordenador.

Juegos para desarrollar la atención auditiva:
- Rimas, poesías, canciones, discriminación de sonidos...
- Seguimiento de órdenes adecuadas a cada edad
- Juego del teléfono

Cómo estimular la atención de los bebés y de los niños

Cuando los niños se encuentran despiertos y tranquilos están más receptivos para trabajar la atención, ya que si se intenta captar su atención en un momento en el que tiene hambre o sueño, esos estímulos resultarán inútiles.

Si insistimos y forzamos su aplicación, aunque el niño no esté interesado, los estímulos serán contraproducentes ya que generarán rechazo por parte del niño. Es probable, en esta situación, que el niño se resista a prestar atención a unos estímulos que inicialmente se caracterizaron por su inoportunidad e insistencia. Por otra parte, si intentamos captar y centrar su atención en un entorno en el que hay muchas cosas que llaman su atención, probablemente el niño se confundirá y el conjunto de estímulos será inútil.

Estudios realizados por expertos en la atención, demuestran que la complejidad y la discrepancia de los estímulos son los principales determinantes de la atención infantil. Así pues, cuando presentamos una figura o un juguete al bebé tendrá mayor complejidad para él cuanto mayor sea el número de elementos que la componen (cuantas más piezas tenga un puzzle y más variadas sean cada una de ellas, mayor dificultad entraña la composición de la figura). La preferencia por estímulos con cierta complejidad ya se manifiesta en los niños desde que tiene muy pocos días.

Con la edad aumenta la capacidad de procesar mayor cantidad de información y a cada edad corresponde un nivel óptimo de cantidad de información que puede ser atendida y procesada. Según expertos influye también la creciente maduración del sistema nervioso y el progresivo aumento de la sensibilidad infantil para captar un mayor número de diferencias estimulantes. A medida que crece el niño, necesita que los estímulos presenten una mayor variedad, riqueza y complejidad para lograr que fije su atención en ellos.

Ideas para despertar la atención infantil

Otra característica capaz de despertar la atención infantil es la discrepancia o parte novedosa y desconocida del estimulo. Para que un estímulo presente un grado equilibrado de discrepancia que le haga captar plenamente la atención del niño, ha de reunir dos condiciones esenciales en las proporciones adecuadas:

1. Debe ser lo suficientemente conocido y familiar para el niño con el fin de que pueda asimilarlo (conectarlo con conocimientos ya existentes).
2. Debe presentar un número suficiente de rasgos novedosos y desconocidos que aporten nueva información al niño, despertando así su interés y motivación.

Si presentamos al niño estímulos poco complejos se habituará a ellos y su atención tenderá a dirigirse a estímulos que le aporten algo nuevo y distinto. En conclusión: la edad cronológica de un niño no es la causa de que prefiera atender bien a lo familiar o bien a lo novedoso, sino que todo depende del número de veces que el sujeto se ha encontrado ante el mismo estímulo, y de la duración o exposición de cada una de las veces.

Marisol Nuevo Espín

Te puede interesar:

La concentración y atención de los niños

- Atentos: los misterios de la atención y sus tipos

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.