Juegos con los que hacer más sencilla la vuelta al cole

El juego puede ser una buena herramienta en la vuelta al cole.
ISTOCK

La vuelta al cole ya está aquí. El verano se despide, la escuela vuelve a aparecer en el horizonte junto con las responsabilidades que supone para los niños un año académico. Un momento que, aunque esperado, puede hacerse cuesta arriba para los más pequeños de la casa. Pasar de un periodo de ocio y horarios laxos a otro repleto de quehaceres y de rutinas no es nada fácil.

Pero nada mejor para sobrellevar esta situación que el juego. Divertirse es el mejor método para adaptarse a cualquier situación y afianzar, todavía más, el vínculo entre padres e hijos. Los últimos días del verano pueden servir para participar en estas actividades e ir preparando la vuelta al cole.

Repasar y divertirse

Una gran idea para preparar la vuelta al cole y repasar algunos contenidos es organizar algún juego de preguntas y respuestas con contenido del curso pasado. Toda la familia puede participar en esta actividad. Tan fácil como recortar cartulinas de distintos colores y organizar por temática las distintas partes del concurso.

Otra excelente idea de repasar mientras se juega es aprovechar una de las últimas jornadas del verano para una breve excursión al campo. En estas localizaciones los más pequeños pueden aprovechar para repasar el nombre de distintos elementos presentes en la naturaleza, desde árboles hasta diferentes tipos de roca o la formación de varios tipos de nubes.

Para los niños que precisen de repaso de lectura, nada mejor que aprovechar los viajes en coche para preguntarles si son capaces de leer los distintos carteles publicitarios que se van encontrando a lo largo de la ciudad. Las matrículas de los coches también pueden servir para que los más pequeños de la casa repasen los números y las letras, algo que les permitirá, a posteriori reconocer estos símbolos en libros.

Adaptarse a las rutinas

Los juegos también pueden servir para que los más pequeños se adapten a las rutinas que trae consigo la vuelta al cole. Son varias las ideas que ayudarán a que los niños se sumerjan de nuevo en estos momentos:

- Cocina. Aunque no sea un juego propiamente dicho, hacer que los niños participen en la cocina es una buena idea para adaptarlos a las rutinas. Elaborar una receta supone seguir unos pasos y concentrarse en la finalidad: preparar un plato. Algo que servirá para que el niño vaya recordando lo que supone estudiar y poner sus sentidos en la actividad que realizan.

- Juegos en equipo. Una vez en el colegio los trabajos en grupo serán algo habitual en los más pequeños. Saber trabajar en equipo permitirá que los niños puedan manejarse dentro de estas rutinas y crear sinergias con sus compañeros de clase. Por ello, aquellos juegos en donde deba juntar sus fuerzas con otros será de gran ayuda.

- El semáforo. Al igual que cocinar, puede que esta idea no sea un juego como tal. Pero servirá para que los más pequeños puedan aprender a manejar sus responsabilidades. Los padres serán el semáforo que den luz verde a la diversión (tiempo libre para los niños) y los quehaceres (tareas domésticas, deberes de preparación, etc.) El objetivo es que aprendan a dejar de lado su ocio para dedicarse a sus ocupaciones.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Vuelta al cole: ideas para marcar todo lo necesario para el colegio

- 10 consejos para preparar la vuelta al cole

- 5 consejos para adaptarnos a la vuelta al cole

- Cómo acertar con el colegio

Contador
Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.