OCU alerta del riesgo que tiene el slime casero para los niños

Preparar slime puede ser una actividad muy peligrosa.
ISTOCK

Muchas son las formas en las que un niño puede divertirse y los juguetes son una de ellas. Existe un gran catálogo que abarca desde los muñecos hasta las réplicas de vehículos. Las manualidades también pueden ser una alternativa para entretenerse, sin embargo, hay que tener mucho cuidado con la actividad que se elige en este sentido ya que puede causar el efecto contrario.

Esta es la alerta que hacen desde la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, que advierte del riesgo que puede suponer para los niños la preparación del "slime" casero. Un producto que entraña un alto peligro de toxicidad para los más pequeños ya que los tutoriales que muestran el proceso para crear este producto no advierte de las amenazas a las que se enfrentan los menores.

Alto riesgo de toxicidad

El slime es un juguete caracterizado por ser un moco pegajoso que puede moldearse y crear distintas formas que exploten la imaginación de los niños. En los últimos tiempos se han popularizado vídeos en internet que hacen de tutorial sobre cómo fabricar estos artículos en casa.

Para esta elaboración se precisan de productos químicos como el ácido bórico (o borax), sustancia tóxica empleada como producto oxidante y blanqueante. Artículos que se pueden encontrar con facilidad en establecimientos como droguerías, farmacias o en productos de limpieza como pastillas para el lavavajillas.

El problema surge cuando en estos vídeos no se expone el peligro que pueden tener para los niños estos productos ni se indican, en la mayoría de los casos, normas de seguridad que eviten estos problemas. De esta forma, los más pequeños rellenan una botella de agua con las soluciones de ácido bórico que al ser trasparentes pueden confundirse con agua y beberla por error.

Cómo detectar la intoxicación

La ingesta del ácido bórico se manifiesta a través de diversos síntomas. Los más leves son los gastrointestinales, también son frecuentes las lesiones cutáneas y quemaduras químicas más o menos graves causadas en las manos de los niños por manipular los slimes. Si se toman cantidades más importantes de esta sustancia, pueden producirse problemas más graves: insuficiencia renal, arritmias cardíacas, coma y convulsiones.

En caso de que la intoxicación sea más severa puede que hacer necesario tener que practicar un lavado gástrico y en casos más agudos, recurrir a la diálisis. Si se detecta uno de estos casos, el primer paso es el de llamar al número de urgencias sanitarias, 112, y explicar la situación para poder aplicar medidas tan pronto como sea posible mientras se espera la llegada de los profesionales.

Damián Montero

Te puede interesar:

Intoxicaciones accidentales en niños

- Cómo actuar en caso de intoxicación accidental

- Intoxicaciones en bebés y niños

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.