Azúcar o edulcorantes, ¿qué recomiendan los pediatras?

Los pediatras aconsejan alternar azúcar y edulcorantes.
ISTOCK

Una buena alimentación es clave para la evolución de los niños. Uno es lo que come y en el caso de los más pequeños no hay excepción, por ello es muy importante saber qué es lo que se coloca en la mesa y qué ingredientes lo componen. Entre estos productos, quizás el azúcar es el que más dudas genere entre los padres. ¿Cuánta cantidad se debe aportar, se pueden recurrir a alternativas?

Una de las alternativas al azúcar son los edulcorantes, otro producto que genera muchas dudas entre los padres al tratarse de un artículo con origen artificial en la mayoría de las ocasiones. ¿Qué es mejor para dar a un niño, qué es lo más recomendable para su nutrición? Desde la Asociación Española de Pediatría, AEP, se dan algunas pistas al respecto.

¿Qué es un edulcorante?

Como se ha dicho al principio, quizás los edulcorantes generen más dudas en los padres al presentar un origen artificial en la mayoría de las ocasiones. Por ello conviene saber un poco más acerca de estos artículos. Desde la AEP se define este producto como 'aditivo alimentario' que aporta sabor dulce y que, habitualmente, no aporta o proporciona muy poca energía.

La AEP destaca que los edulcorantes se utilizan para endulzar alimentos, medicamentos y complementos alimenticios cuando se persiguen fines no nutritivos. Un producto que ha aumentado su presencia en los hogares durante los últimos años para el control del peso corporal, obesidad y diabetes y, en general, como coadyuvantes para conseguir un balance energético adecuado.

Qué se debe dar al niño

Los pediatras de esta organización destacan en primer lugar que el consumo de un artículo no significa dejar de lado al otro. Azúcar y edulcorantes son perfectamente complementarios en una dieta, siempre y cuando se sigan las recomendaciones de los nutricionistas respecto a su consumo. Los expertos también señalan que una mayor presencia de edulcorantes no significa menos ingesta calórica.

Es cierto que el edulcorante presenta una menos cantidad de calorías, pero la sensación de no estar tomando estas puede hacer que el individuo aumente el consumo de otras. Además, los nutricionistas destacan que una ingesta de azúcar inferior al 10% del valor calórico total de la dieta, tratando de que estos formen parte de una alimentación saludable.

Ingesta que cubre todos los aspectos de la dieta, incluyéndose en ese porcentaje bebidas azucaradas, pasteles, dulces golosinas y productos que incluyan este ingrediente entre sus componentes. En cuanto al uso de edulcorantes, los especialistas destacan que El origen natural del edulcorante no implica una mayor seguridad o eficacia. Dependerá del organismo del niño el uso o no de estos artículos.

Existe una gran gama de edulcorantes en el mercado y todos ellos con componentes muy diversos. Habrá que detenerse a comprobar los ingredientes de estos y ver si hay alguno que pudiera causar alergias en los más pequeños, de este dependerá su uso en la dieta de los niños o no.

Los nutricionistas también desaconsejan el uso de edulcorantes artificiales en las fórmulas para lactantes, fórmulas de continuación, cereales, alimentos infantiles ni en alimentos dietéticos para niños de corta edad destinados a usos médicos especiales, excepto cuando se indique expresamente. Los azúcares como la sacarosa o fructosa se podrán añadir en cantidades limitadas.

Damián Montero

Te puede interesar:

Te puede interesar:

- Conocer las calorías de la comida en restaurantes no cambia los hábitos de consumo

- Baja el consumo de comida rápida en niños de Estados Unidos

10 falsos mitos sobre la alimentación

Cómo combatir la obesidad infantil

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies