A comer verduras también se puede enseñar al cerebro

Contador
A comer verduras, también se enseña.
ISTOCK

Si se le pregunta a un niño si prefiere una tableta de chocolate o un plato de verduras, casi con toda seguridad elegirá el primero de ellos. La batalla por hacer que los hijos coman estos alimentos se sucede día a día en muchos hogares en donde los padres tienen que tirar de imaginación para conseguir introducir estos productos en la dieta de sus hijos. ¿Hay algún método efectivo?

Desde luego que sí, y todo pasa por enseñar al cerebro el gusto para las verduras. Pequeños trucos para que la mente del pequeño esté predispuesto a comer estos alimentos haciéndolos ver como algo sabroso y de buen gusto. ¿Quieres que tu hijo apueste por el verde? Estos consejos te ayudarán.

El nombre de los platos

En el día a día los niños ven multitud de productos audiovisuales que muestran las verduras como un producto de mal gusto y que hay que rechazar, algo que predispone al pequeño a ingerirlas. ¿La solución? Tal y como señala un estudio de la Universidad de Stanford, cambiar el nombre de los platos que se presentan en la mesa por un título que resulte más atractivo a los pequeños.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Si el niño pregunta qué hay para comer, hay que destacar alguna cualidad sobre el sabor del plato con verduras. La clave está en despertar la curiosidad del niño, hacer que quiera comprobar si de verdad está tan sabroso como le han dicho sus padres. En este punto también es importante que los adultos coman estos alimentos y prediquen con el ejemplo ya que no hay que olvidar que los adultos son un espejo en donde se miran los hijos.

En esta línea se sitúa también el estudio realizado por la Universidad de Cornell que comprobó cómo el nombre de las verduras contribuía a que los más pequeños se atrevieran a comerlas. En este trabajo se ofrecieron a lo largo de tres días a varios alumnos de entre 8 y 11 años el mismo menú.

A uno de estos grupos se les indicó que el nombre del plato que iban a comer de zanahorias, el segundo día del estudio, se denominó "Zanahorias con visión de rayos X". Los resultados fueron mostraron que en esta jornada se consumieron el doble de verduras que en el resto de casos de los niños.

Comer con el ojo y la nariz

Cinco son los sentidos que tiene una persona, y aunque el gusto sea el que más se relacione con la comida no se pueden obviar otros. Por ejemplo, la vista puede ayudar mucho a que el niño coma verduras. Un estudio publicado en la revista Nature señala que los más pequeños tienden a rechazar los productos de color verde, pero sienten una mayor predisposición por las rojas.

A la hora de iniciar a los niños en el consumo de verduras, se pueden apostar por las de colores más llamativos y poco a poco introducir otras de una distinta variedad cromática. El olfato también puede ayudar a que el pequeño sienta curiosidad por el sabor de estos alimentos. A la hora de cocinar estos alimentos, asegurarse de que los hijos huelen el olor de los platos sabrosos puede ser de gran ayuda.

Damián Montero

Te puede interesar:

- Los beneficios del comedor escolar en niños

- Cómo hacer que los niños coman verduras

- Comer en familia aumenta el consumo de fruta y verdura en los niños

- Las comidas y la televisión: una mala compañía

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies