Comer en la oficina: tupper y dieta sana

Reconcíliate con el tupper en la oficina
Foto: THINKSTOCK Ampliar foto

La mayor parte de los trabajadores come en la oficina debido a la extensión de la jornada laboral y a que, en general, no compensa volver a casa debido a los largos trayectos. Pero comer en la oficina no debe ser sinónimo de una mala alimentación. Al contrario, comer en la oficina de tupper es una excelente oportunidad para cuidarnos a través de una dieta saludable que podemos confeccionar nosotros mismos.

El truco consiste en saber planificar los menús de lunes a viernes, en organizarnos para cocinar para el día siguiente a la llegada del trabajo y en seleccionar raciones ajustadas para saciarnos en el trabajo sin comer en exceso.

Para ayudarte a consiguir tu objetivo de llevar tu propia comida a la oficina, los expertos de Scottex han elaborado una guía que te servirá para reconciliarte con tu tupper, cuidar tu alimentación y llevar una dieta sana.

Cómo reconciliarse con el tupper en la oficina

1.   Organización y planificación.  Es muy importante dedicar unos minutos a planificar un menú semanal de lunes a viernes para evitar dejar nada a la improvisación. La planificación del menú semanal ayuda a llevar una dieta sana y saludable, ya que podrás cocinar sano y organizar la ingesta entre desayunos, comidas y cenas. Con estos sencillos trucos, podrás cocinar platos deliciosos que no pierden al recalentarse:

-   Guisos. Siempre están buenos y si los calientas por segunda vez no pierden ni sabor, ni todas sus propiedades.

-   Conservas y guarniciones sanas. Las legumbres y las verduras que se conservan en lata o en cristal te permitirán crear platos buenísimos en muy poco tiempo.

-   Equilibrio entre platos y postre. Aunque la fruta o los yogures siempre son más aconsejables, cuando el primer plato ha sido ligero siempre puedes compensarlo con un postre que incluya hidratos de carbono. 

-   Agua. Para beber siempre es lo más aconsejable.

2.   Cocina siempre una receta que te guste. Incluir en tu menú semanal alguno de tus platos favoritos es muy recomendable para empezar a cuidarte con gusto y no tirar la toalla a la primera de cambio. Comer de tupper en la oficina te permite, además, innovar probando recetas nuevas. Para ello, nada mejor que echar un vistazo a esta página de recetas fáciles y saludables para que disfrutes cuidándote.

3.   Limpia tu tupper en la oficina. Si lo llevamos sucio a casa, es posible que la suciedad penetre en el plástico, y pueda causar infecciones o alterar incluso el sabor de comidas posteriores. También es recomendable secarlo bien después para evitar la humedad.

4.   Elige bien el tupper de la oficina. No todos los tuppers son aptos para el mircoondas. Los mejores son los de cristal, pero si tienes miedo de que se rompa, elige los tuppers que llevan el símbolo de unas rayas en zigzag en su base. 

5.   Raciones ajustadas para comer en la oficina. Cada persona necesita una cantidad diferente de comida en función de su complexión física y de la actividad que realiza. Sin embargo, a veces, un tupper demasiado grande nos puede jugar una mala pasada si lo llenamos a tope, pues tanta comida puede hacernos caer en la somnolencia en el trabajo. De manera que elige bien el tamaño de tu tupper para ceñir las raciones a la cantidad de comida que necesitas para llevar una dieta equilibrada.

Marisol Nuevo Espín
Asesoramiento: Expertos de Kimberly-Clark y Scottex.

Te puede interesar:

- Los peligros del tupper

- Las claves de una dieta saludable

- 10 falsos mitos de la alimentación

- 10 recomendaciones de la Dieta Mediterránea

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.