Deporte para niños de Preescolar

Deporte para niños de preescolar
Foto: IMG IMAGE Ampliar foto

Acostumbrar a nuestros hijos a realizar distintas actividades físicas no sólo es aconsejable para su salud, sino también para entretenerse y descargar tensiones. Como aún son muy pequeños, los deportes para niños de Preescolar están encaminados a la prácitca de ejercicio sin competitividad ni presiones. Debemos procurar que esta nueva afición sea un juego para los niños.

A partir de los tres años, los niños comienzan a tener una mayor capacidad para realizar determinados tipos de ejercicios. Los niños de 3 a 6 años pueden iniciarse en la práctica deportiva con actividades denominadas predeporte donde irán probando el deporte como un juego. Es evidente que estas actividades no pueden ser consideradas completamente como deporte, aunque lo cierto es que son muy útiles a la hora de afianzar las habilidades psicomotrices que ya han adquirido.

Los nuevos retos del deporte

El principal objetivo del deporte para niños de Preescolar es principalmente que los niños desarrollen determinados hábitos mentales, así como algunas habilidades físicas. Es decir, lo más importante no es tanto que el pequeño sepa encestar la pelota, sino que comience a despertar el gusto por el ejercicio al tiempo que refuerza su agilidad, su equilibrio, el sentido de la orientación...

Todo ello implica que nos marquemos varios retos: en primer lugar, tendremos que procurar no exigirle nunca más allá de sus posibilidades. También procuraremos presentarle esta nueva afición como un juego y, sobre todo, evitaremos intimidarle con gritos o hiriendo su amor propio con comparaciones odiosas del tipo "mira qué rápido corre Miguel... a ver si aprendes a moverte como él".

Sembrar buenas costumbres

Además, nos encontramos en el tiempo ideal para cultivar mediante los juegos que practique, hábitos de competividad sanos, tales como un sereno rechazo a las trampas, saber perder con alegría porque el otro ha ganado, espíritu de lucha, saber ganar sin humillar al contrario, etc.

De igual modo, a través del deporte, podremos inculcar a nuestro pequeño nociones tan básicas como la necesidad de cuidar las cosas o el orden con el material de sus juegos (raquetas, balón, chándal, etc.). Así el niño conseguirá más tarde ser cuidadoso no sólo con el material que utilice para hacer deporte, sino con todas sus pertenencias en general.

Es conveniente decir que no es aconsejable encasillar u orientar al niño hacia un solo deporte, sino que debemos procurar que se aficione a varias actividades a la vez, que si es posible, se complementen entre sí: salir al monte, correr, nadar, montar en bicicleta... pueden ser algunas sugerencias entretenidas para él.

Deporte en familia

Lo más valioso que pueden ofrecer los padres a sus hijos es su propio tiempo. Y cuando los niños son pequeños, es el momento de estar con ellos, de jugar juntos, de enseñarle cosas, de salir al campo* el deporte es en este sentido, la excusa ideal para hacer planes en familia. Así, por ejemplo, si animamos al niño a que juegue al mini-basket, podemos entretenernos con él haciendo algunos lanzamientos, o si lo que le gusta es el tenis, ensayaremos todos aquellos golpes que le salgan mal.

Además, podemos llevarle a ver alguna competición que le interese para explicarle algunas características del juego: modo de jugar, cómo hay que hacerlo, cuáles son los comportamientos correctos y por qué... Y es que pocas cosas pueden ayudar tanto a un niño de estas edades como que alguien a quien quiere muchísimo le explique en profundidad aquello que ve y que tanto le gusta.

Marisol Nuevo
Asesor: Luis Daniel González, licenciado en Ciencias Físicas.

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies