Cómo convertir el amor en felicidad a largo plazo

 

Cómo convertir el amor en felicidad a largo plazo

Hace algunos años, el psicólogo Arthur Aron hizo famoso un cuestionario de 36 preguntas que prometían encontrar el amor inmediatamente. A modo de estudio, este psicólogo ponía frente a frente a dos extraños y ambos se turnaban para hacerse estas 36 preguntas, que iban aterrizando en una pista cada vez más íntima de cada uno, es decir, las preguntas eran cada vez más personales... hasta que al final, ambos debían mirarse a los ojos sin hablar durante cuatro minutos y ... ¡las flechas de Cupido eran recibidas por ambos surgiendo el amor entre ellos!

La personas que han realizado el experimento aseguran que les ha ayudado a crear vínculos muy íntimos, que pueden traducirse en amor en el más amplio sentido de la palabra, es decir, no sólo en relaciones de pareja sino en estrechas relaciones de amistad.

Cómo convertir el amor en felicidad a largo plazo

Sin duda, el amor es muy bonito cuando llega, pero el gran secreto es saber cómo mantenerlo, es decir: ¿cómo convertir ese amor en felicidad a largo plazo? Muchos autores y psicólogos aseguran que lo importante es alimentarlo a diario porque "el amor hay que trabajárselo". Sin embargo, últimos estudios sugieren que también entran en acción otros factores.

Uno de los últimos estudios ha sido el llevado a cabo por John Gottman, un psicólogo estadounidense conocido por sus estudios de parejas, que realizó un estudio que predice, con una precisión del 90 por ciento si una pareja se va a divorciar o no.

Analizó al detalle las reacciones de las parejas durante las conversaciones entre ambos, desde su ritmo cardiaco y presión arterial, hasta sus expresiones faciales. En su conclusión encontró que uno de los indicadores para saber si una pareja va a divorciarse o no dependía directamente de lo positivo o negativo que fuera cada uno en la conversación.

Las parejas con menos probabilidades de separación eran aquellas que mostraron más puntos positivos que negativos en sus conversaciones, según la escala Gottman. Mientras que las que se hallaban en una espiral de negatividad durante sus conversaciones, son más proclives de sufrir una ruptura.

Las parejas estables no entran en espirales de negatividad

Previa YoutubeCargando el vídeo....

Al llegar a esta conclusión, Gottman, en asociación con el matemático James Murray, decidió seguir investigando sobre las causas que llevan a la aparición de esta espiral de negatividad y los resultados que obtuvieron son muy interesantes: las ecuaciones eran capaces de predecir de qué manera, si positiva o negativa, responderá el sujeto en la conversación. Y depende directamente del estado de ánimo, tanto cuando están solos como cuando están en pareja, así como la manera de influenciarse el uno al otro.

Por lo tanto, las matemáticas han demostrado que las parejas con más probabilidades de estabilidad en sus relaciones son aquellas que no entran en espirales de negatividad. Aquellas que no pasan por alto los problemas, que no los acumulan para una explosión posterior, sino que los dialogan y solucionan en el momento evitando a que vaya a mayores. Estando libre de cargas, sus estados de ánimo se encontrarán más positivos para el diálogo.

Marina Berrio

Te puede interesar:

- Las etapas del amor en la pareja

- Gestos románticos para el día a día

- Los 7 secretos de un amor duradero

20 trucos para reanimar el amor y evitar el divorcio

Boletín de Logotipo Hacer Familia

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies